11 de mayo de 2015

Cadáveres para el alma - Duni.

Reconozco que desde que vi anunciada en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, de Santiago de Chile, que darían el documental sobre el "Duni" (Dunav Kusmanich), se me apretó el corazón. En esa oportunidad no lo pude ir a ver, pero para mi fortuna, al tiempo después dieron una retrospectiva suya en la Cineteca, de la misma ciudad, o sea para una supersticiosa como yo, si esto no es que está en mi camino, qué lo será entonces. 

También debo reconocer que además de la curiosidad por conocer de la vida del "Duni", estaba buscando a mi papá. Por esas cosas de la vida, mi papá y el Duni fueron compañeros en el Pedagógico, uno en historia y el otro en castellano, ambos pertenecieron al taller de teatro de la Universidad de Chile, mi papá lo sumó a la beca alimentaria a costa de mis abuelos paternos, donde iban otros más amigos de la "U". Así como también en patota (grupo) viajaron junto a mi mamá, a Brasil y a Buenos Aires. Y cual si no fuera suficiente vínculo, después del golpe militar en Chile, mis padres y mis hermanas, salimos en 1975 con rumbo a Colombia, a vivir bajo el mismo techo del "Duni" con su esposa Isabel Sánchez, quienes nos recibieron y alojaron por espacio de seis meses, hasta que mi papá quemó todos los cartuchos posibles en esperanzas por conseguir una plaza como profesor de historia en Bogotá, lo que nos llevaría a vivir definitivamente el exilio (destierro) en México. Supongo que será por todas aquellas razones, que conociendo un poco más en profundidad al Duni, pensé que encontraría algo de mi papá.

Pero lamentablemente no fue así.
Así es la gente, los egos, las mentes, las nostalgias y recuerdos que atesoran en sus cabezas, estoy segura que si el documental tratara sobre mi papá, todos estos amigotes de la juventud saldrían a relucir. Pero bueno, no lo encontré pero lo reconocí en cada una de esas historias que bien sabíamos mi sisterna Manucita y yo, que mi papá, mis papás estaban presentes. Y también fue interesantísimo despegarse del cordon familiar y abrirse a conocer la otra cara del Duni, de la que no teníamos tanto conocimiento.
Como bien le dije a mi sisterna Manucita, toda esa sensación maravillosa de amor, cariño, nostalgia, recuerdos, que los amigos y cercanos colombianos sintieron por el Duni y que nos sacó más de una lágrima, se debe a que Colombia, como México, son países que están más arriba de la línea del Ecuador y aunque me digan ridícula, estoy cierta que cuando dejas lejos a Chile, el amor, la amistad, los buenos sentimientos y el recuerdo eterno, es eterno y sincero. Como nos pasó a nosotros en México, como dejó mi papá un recuerdo imborrable en México, en Guadalajara, una huella en el corazón, la mente, la memoria, la vida, la historia, el corazón, el cariño, de tantos tapatíos a los que quiso y se quisieron sinceramente, guió profesional e intelectualmente a varias generaciones de universitarios, que hasta el día de hoy, de tanto en tanto, envían sus infinitas muestras de cariño y recuerdo.

Es por eso que el documental sobre el Duni, es realmente una declaración de amor eterno y se nota ese cariño en la manera delicada y cuidadosa en que fue grabado, editado, finalizado. Con sinceros sentimientos, orgullo, amistad, donde sus discípulos sentían que la vida los había favorecido por haber tenido la suerte de conocer al Maestro Dunav, que tanto como cineasta, profesor, les entregó su corazón, sus conocimientos, su amistad. 
Y son precisamente esos elementos de amistad, memoria, los que cuentan la historia desde el nacimiento del Duni en Chile, hasta su muerte en Colombia en 2008.
Con entrevistas a sus hermanos radicados en Santiago de Chile, a su ex esposa, Isabel Sánchez, colombiana e historiadora, a todos sus discípulos colombianos, los cuales formaron la Corporacion Dunav Kusmanich, quizás la que recorre el mundo llevando las películas del Duni, hasta llegar a Chile.

Realmente este documental permite conocer en profundidad a este hombre, aprender de su vida, de todas las cintas que hizo en Chile, en Colombia, cortos, largometrajes, para la TV, una vida realmente productiva y pese a esa imagen de hombre que no se entrega realmente, amable, mujeriego, terminó convertido en el más Marxistas entre los que existen, realizando el cine más comprometido, más político, de denuncia contra las injusticias cometidas en Colombia. Cuando en realidad con ese pasado político juvenil, que lo vinculó en un primer momento a la Democracia Cristiana chilena, después al MAPU y por último al MIR, hay que decir que mucha confianza no da, pero finalmente y por lo que sus estudiantes cuentan, lo que no le crees en el discurso, lo realizaba en sus películas, guiones, cortos y programas para la TV. Sin lugar a dudas, un hombre singular. Y además del documental de su vida, tuvimos la oportunidad de ver, CADAVERES PARA EL ALMA, un cortometraje basado en un cuento colombiano, extraño, muchas sombras, poca luz, nitidez, pero un ejercicio interesante. Me pasa que los cortos no son mi fuerte, siempre siento un poco de temor con ellos y me cuesta entender cómo puedes contar una historia en 12 minutos, pero en esta ocasión, no es un cuento demasiado largo, es concreto, pero logra mostrar la pobreza rural colombiana, la pobreza, la desolación de cuatro mujeres que han quedado viudas y que ahora junto a sus hijos tendrán que partir. Una temática latinoamericana bastante conocida, pero no por eso podríamos decir que aquí es trillada o aburrida, interesante queda mejor. 
Totalmente recomendado!!


CADAVERES PARA EL ALMA.

SINOPSIS:
Durante la época de La Violencia unas mujeres campesinas velan los cadáveres de sus maridos. De la conversación se deduce que ellos han sido asesinados en grupo. Las mujeres no saben qué hacer. Pasa la noche entre rezos y conversas. Empieza a amanecer. Las mujeres se levantan y comienzan a abandonar la habitación llevando sus bártulos. La última en salir toma una de las velas y con ella va incendiando el poblado, Mientras las mujeres se alejan, el pequeño villorrio arde.

CALIFICACION:
*******************

FICHA TECNICA:
Título original: Cadáveres para el alma, Colombia, 1975.
Dirección: Dunav Kusmanich
Género: Ficción - Cortometraje 35 mm.
Duración: 12 minutos
Guión: Dunav Kuzmanich.
Argumento / Textos: Basado en el cuento homónimo de Roberto Burgos Cantor 
Fotografía: Jorge Pinto 
Asistente de fotografía: Isidro Niño 
Música: David Feferbaum 
Montaje: Alfredo Mendoza 
Productor: Fernando Contreras 
Reparto: Margalida Castro, María Antonia Cruz, Carmen de Lugo, Yolanda García, Plutarco Reyes, Marcela Sánchez

---------------------------------------------------

DUNI.

SINOPSIS:
Recoge los momentos más importantes en la vida de Dunav Kuzmanich, a través de testimonios de sus familiares y compañeros de trabajo en Chile y en Colombia. 

CALIFICACION:
**********************

FICHA TECNICA:
Título original: Duni, Colombia, 2013.
Dirección: Javier Mejía.
Duración: 89 minutos - Video - Color.
Género:  Documental.
Guión: Javier Mejía 
Fotografia - cámara: Pierre Carles, Javier Mejía 
Música: La Consentida - Dunav Kuzmanich.
Sonido: Miguel Rivas, Javier Mejía. Alejandro Morales.
Producción:  Corporación Dunav Kuzmanich, Perro a Cuadros Producciones, Fundación Patrimonio Fílmico Colombiano. 

1 comentario:

Unknown dijo...

Hola, tienes un email de contacto. Quisiéramos saber de tu padre y su relación con Duni, te escribo desde Colombia, soy Javier Mejía. Me puedes escribir a perroacuadros.prod@gmail.com.