29 de noviembre de 2016

Having you.


HAVING YOU, es lo que se le denomina una tierna cinta para ver un día de tranquilidad absoluta, un domingo, un fin de semana cualquiera. Es una tierna y encantadora historia que para placer de algunos, como el mío, es inglesa, lo que garantiza, buenos actores, vocabulario exquisito, del que casi podrás entender con tan solo escuchar y en este caso además, una historia de aquellas que titulamos simpáticas, tiernas, conmovedoras, casi inolvidables.

El asunto es simple, más todavía si les toca encontrarla en Europa - Europa, que como a mi, la titularon El padre de nuestro hijo. Entonces sabrán que hay hijos dando vueltas y un padre al menos, que si no está en la ronda, al menos al detenerse, irse o volver, se encontrará con la novedad que fue papá.



Obviamente que el hijo que le han elegido es una monada, la madre con quien tuvo al hijo no está nada mal, tiene su onda y además tiene el don de presentir o adivinar cosas, situaciones y para colmo una maravillosa relación con su pequeño hijo. Cuando recién comencé a entender que Anna, viajaba con su hijo para encontrar al padre de éste, pensé que sus intensiones eran encontrar a Jack y decirle: "mira, hace ocho años tuvimos este niño, yo lo cuidé ese tiempo, ahora te toca, saludos". Pero no, ella quería confirma lo que era evidente, quién era su padre y nada más.

El problema es que este hallazgo de papá, Jack, no le ayuda demasiado en su ya autoestima aplastada, atropellada, con la que sobrevive todos los días preguntándose más que nada por  qué tiene la suerte de vivir con su novia Camille. Bastante de culpa en esta autoestima baja, la tiene el papá de Jack, que es un viejo de mierda, resumiendo y explayándonos, les podría contar que es el típico viejo amargado, por abandono de su mujer, que no encontró mejor entretención que echarle en cara al hijo, cada que tienen algún problema o inicio de discusión, lo que él hizo por él, porque él también podría haberse ido y dejarlo solo y en vez se quedó y lo sacó adelante y alimentó. Obvio es que a este viejo de mierda, nadie le explicó que los hijos no pedimos venir al mundo, si no que nuestra aparición está indiscutiblemente ligada a la decisión de cuidarse, protegerse, ponerse condón o no. Obviamente que con ese padre acuestas, mucho no se podía esperar de Jack y así fue como cayó al litro o a la botella como dicen algunos y así conoció a Camille primero y después a Anna. 
Aunque también sabemos que para que una cinta sea considerada: drama y comedia, tiene que contar con estos sabrosos ingredientes, que le dan los toques de drama y los otros que intentan levantar la depresión con alguna otra chispita. En este caso el ingrediente dramático mal, lo pone el padre de Jack y la comedia o el aguante, suspiro, lo ponen el resto de los personajes de la historia. 



Claro que la vida de Jack, no es tan miserable, aunque él no la vea así, ya que por un lado como ya le dirá su mejor amigo Paul, aunque diga misa logró salir del alcoholismo, tuvo un hijo lindo, al parecer viene otro en camino, tiene trabajo, un amigo, le falta la casa y el perro. 



El conflicto se arma obviamente, cuando Jack se reencuentra con Anna y conoce a Phoenix su hijo y en vez de salir corriendo a contárselo a su mujer, Camille, decide esperar al mejor momento, al indicado, adecuado, que sabemos de manual que eso no existe. Entonces aquello que comenzó como una sorpresa, en la búsqueda infructuosa por el mejor momento, hizo que más y más acontecimientos fueran sumándose a la verdad y ocultarla, acallarla, hasta que.... por supuesto explotara. Que de paso, sin ánimo de acercarme al final y querer contar nada, el que sepa de películas rotuladas: simpáticas, tiernas, comedia, drama, sabrá que si las verdades salieran a la luz cuando se debe, no habría trama y que en cambio, el esperar hasta que explote provocará un punch a la trama, si es que ésta está atascada, o bien ayudará a llegar al final de manera decorosa, cuando la vean ustedes decidirán de cual de las dos versiones estamos hablando.


Sobre los actores, puedo decir que eran todos creíbles, tiernos, simpáticos. 
Jack, en particular no solo por el hecho no menor que es el protagonista, ya que es el padre de nuestros hijos. Confieso que aunque tiene cara de perro bulldog, igual le eché el ojo, está bien guapo hay que decirlo. Y actoralmente mucho más porque realmente a uno le llega al corazón (a mi a otras partes, es verdad también), pero llega y uno se enternece y como que lo apoya cien por ciento. Es decir, su rol hace que realmente una como espectadora femenina, vaya a medida que transcurre la historia, queriéndolo, encariñándose con él, con todos sus defectos y virtudes.
Y evidentemente el otro personaje que se roba la cámara, aunque no más sea para escupirlo, es el papá, detestable, viejo de mierda, pero vaya que hay que ser buen actor para que sientas tantos deseos de querer acomodarle un golpe en la cara. 
También está la pareja que componen Anna y su hijo Phoenix. Ella más que nada mata por el vínculo que tiene con su hijo y Phoenix.
Phoenix, es cosa aparte o será que tengo debilidad por los críos, sobre todo si son ajenos, los veo en una cinta y nunca más. Un encanto con todo y que al principio pensé que iban a decir que era un poco autista o asperger, porque no era muy amigo de la palabra hablada, pero de a poco vamos comprendiendo que es más bien tímido y que ni bien hace migas con Jack, se suelta y reacciona. Y ya que estamos redundando en obviedades, pues tengo que decir que así tenía que ser, porque tal y como debes enamorarte de Jack (es decir soy del montón), también debes ensoñar al niñito, que de alguna forma -sutil-, es la versión corregida y aumentada de su padre, es decir, no cargará con ningún tipo de tara, defecto, inseguridad, que lo haga menospreciarse eternamente. Pero en versión cronología existencial, ambos comparten el pero no menor de no haber permanecido con sus mamás por siempre jamás, uno ya sabemos el por qué, el otro es decir, Phoenix, tendrás que verlo para saberlo.



Finalmente y después de todo, HAVING YOU, que acabo de enterarme que significa Tenerte, o sea echarle más agua sería rebalsar el vaso, es una película bonita, tierna, simpática, que mal no le hace a nadie, es más, uno termina como esperanzado o creyendo (por un  instante) que el mundo no es una plasta.
Totalmente recomendada!!

SINOPSIS:
La historia de Jack, que vive con su novia Camilla, con la que dificultosamente está buscando tener un hijo. Un día, imprevistamente aparece Anna, con quien hace 8 años vivió una aventura de una sola noche, y le informa que tiene un hijo llamado Phoenix. Jack comienza a pasar tiempo con él, pero no le cuenta a su novia del pequeño. Ella sabrá de su existencia cuando Phoenix tiene un accidente y es llevado al hospital donde trabaja, lo que provoca la ruptura de la pareja. 

CALIFICACION:
***********************

FICHA TECNICA:
Título original: Having You, Gran Bretaña, 2013.
Dirección: Sam Hoare.
Género: Comedia - Drama.
Duración: 92 minutos
Reparto: Romola Garai, Anna Friel, Andrew Buchan, Phil Davis, Isaac Andrews, Steven Cree.

22 de noviembre de 2016

Which way is the front line from here?

Me encantan los documentales ¿que duda cabe? Me gustan porque uno siempre aprende cosas nuevas, historias de personas, de países, de culturas, de animales, de todo. Y por esas razones, motivos y circunstancias es que llegué a WHICH WAY IS THE FRONT LINE FROM HERE?, casualmente creo que la vi el día que en Chile, se conmemoraba a los fotografos y mientras la veía pensaba en el único que se me vino a la memoria, que es un fotografo chileno muy bueno, además de guapo, como Álvaro Hoppe, que le tocó ser fotografo en la dictadura y tomó muchas buenas, emocionantes y hermosas fotografías. Entonces el documental éste transcurría y la historia a contar versaba sobre un fotografo en particular, que como cuentan al inicio, murió en Libia, en plena guerra.




O sea que Tim Hetherington, era un fotografo de guerra o un fotoperiodista. Y su historia de vida, corta porque murió a los 41, versa sobre las guerras que a través de su lente observó. Pero a él no le gustaba ir a las guerras a fotografiar balas, edificios caídos y cosas así, si no que a él le gustaba adentrarse en la comunidades, intentar convertirse en uno más de las personas de esas comunidades, pueblos, ciudades y ahí con la confianza ganada, tomar fotos de la vida humana de esas personas, sus cotideanidades. Y es así también como con el paso de los años, viajando de un lugar al otro, llegó a las guerras que en los países como Libia, Irán, Afganistán, Irák, nunca han dejado de suceder.



La primera parte que muestra el documental, donde es el propio Tim, quien nos cuenta sus andanzas, es bien interesante y como que uno siente una gran simpatía por él. Así como por los compañeros "journalistas" casi todos ingleses como él, que lo acompañaron en muchas de sus aventuras. Hasta ahí vamos bien. El problema que me dio un poquito de guacalas y casi que le hice al Rewin para acelerar los procesos, fue cuando va a Afganistan, con las tropas norteamericanas, hacer una estadía con ellos y a tomarle fotos a los soldados gringos. Ahí la verdad las arcadas no dejaban de aflorar. Porque o sea lo que tu quieras Tim fotografo, pero la guerra de Afganistán es un invento de los gringos conchas de sus madres (chinguen a las mismas) y nada más. Entonces ir, estar con ellos, seudo vivir, seudo sufrir y mostrarlos como los jóvenes mártires, anda a cagar realmente. Y que para colmo salga de esa estadía un docuemntal Restrepo, que ganó el Óscar más encima, o sea no te explico lo poco que me estaba gustando este documental.


Pero después las cosas se acomodan o volvemos a la seudo esencia de Tim y éste pese a que quiere alejarse de la guerra, regresa a su Inglaterra natal, conoce a una chica, se ponen a pololear (novios) y él quiere como tener algo formal, armar una historia con alguien, de pronto le llegan novedades que en  Liberia está la cagada como siempre y el bichito del fotoperiodista, vuelve a surgir. Pero esta vez las cosas no saldrán tan productivas como antes...
Digamos pues que pese a los pesares, el documental está super bien hecho, por su amigo y compañero de viajes, Sebastian Junger, cuenta con todas las imágenes de archivo que los padres de Tim, prestaron para el trabajo y son realmente buenas fotos. Muchas de ellas además van con voz en off del propio fotografo, lo que hace muy interesante el resultado, ya que uno conoce la previa para alcanzarlo. También están las fotos que quedaron cuando ya no había Tim, las semblanzas que todos aquellos que lo conocieron cuentan, incluídos sus padres, la novia, los amigos, los journalistas. En materias de aprendizaje, si usted como yo, no tenía idea de quién era Tim Hetherington, pues ahora lo sabrá y al conocimiento uno no le hace el feo.
Recomendada!!!

SINOPSIS:
Cuando el condecorado fotoperiodista Tim Hetherington pasó un año en Afganistán filmando su película nominada al Óscar Restrepo, se enfocó en los pequeños momentos que hacían real la guerra. De Liberia a Libia, en donde fue asesinado en un ataque de mortero en 2011, el material de Hetherington expresa una raro sentimiento de intimidad en contraste con la violencia que lo rodeaba. Ese fue su perdurable regalo. 

CALIFICACION:

***********************

FICHA TECNICA:
Título original: Which way is the front line from here?, Estados Unidos, 2013.
Director: Sebastian Junger.
Género: Documental.
Duración: 78 minutos
Guión: Sebastian Junger.
Música: Joel Goodman.
Fotografía: Topaz Adizes, Kristana Textor, Jeremiah Zagar

15 de noviembre de 2016

Miss Peregrine's Home for Peculiar Children.

Realmente tenía ganas de ver MISS PEREGRINE´S HOME FOR PECULIAR CHILDREN, desde que vi el detrás de cámara, quedé cautivada. Confieso super ego que tengo mis inclinaciones por la peculiaridad, aquello maravilloso que te hace distinto, pese a que también lejano, apartado por y de la masa, pero como aborrezco a todos los que hagan lo que sea cual rebaño, estamos a mano.
Y esta historia es una oda a lo peculiar. Como bien dice mi sisterna Manucita, no a lo extraño como connotación de malo, feo, defectuoso, si no más bien a todo eso pero distinguido como peculiar, maravilloso, privilegiado. Y que esta última característica sólo la pueden distinguir, pensar, madurar, valorar y otorgar, los que se saben como tú y que valoran eso que otros miran con horror y para ello quién mejor que Tim Burton para llevarlo a la sala de cine.

Aquello que la sociedad ha señalado como "freak", que podría ser en castellano repulsivo y que para otros, me incluyo, es adorable. ¿Por qué la belleza tiene que regirse bajo un manual?, nada que ver, bello puede ser un atardecer en el cementerio, como también mirándolo desde el mar. Hermoso puede ser un cuervo y también una paloma blanca. Los estándares de lo que está prendado de armonía y estética, es tan variado como la capacidad que tengamos para observar, mirar, valorar, distinguir, apreciar, querer, encontrar todos esos adjetivos potenciadores en sus diversas gamas.
Y el maestro en el enseñarnos a observar y quizás entender, respetar y amar, lo peculiar es Tim Burton, que en estricto rigor, si no fuera porque es lo más cool del mundo y ha irradiado con su gusto y estilo a estas ovejas del mundo, en otro momento lo habrían agredido al son de escupitajos, piedras y garabatos, porque en el reglamento conservador del universo no es estrictamente hermoso, ni cosa parecida, sino más bien peculiar, por no decir freak o feo.


Otro elemento que sublimó a esta hermosa película de MISS PEREGRINE´S HOME FOR PECULIAR CHILDREN, es la relación del protagonista Jacob (Asa Butterfield). con su abuelo Abe (Terence Stamp). Ahí simplemente puedo decir que amé esta cinta. Todo lo que tenga que ver con el vínculo maravilloso e irrepetible que uno crea con sus abuelos, a mi me deshace. Amo a mis abuelos, porque fueron las personas más hermosas, lindas, generosas, amorosas, que conocí, después de mis padres. Y porque con los abuelos uno tiene la oportunidad o posibilidad, de tener una relación de amistad, confianza, que a veces con los papás no alcanzamos. Y cuando uno es chico, después adolescente y estás más perdido que nada, tener unos abuelos que te escuchan, orientan, abrazan con palabras cálidas y sinceras, lo mínimo que uno puede hacer es retribuir ese cariño, inmortalizándolos para siempre jamás. Y aquí eso se da, lo que uno puede inferir es que o Burton es un sabio o él también tuvo unos abuelos increíbles.
El abuelo Abe, le cuenta desde pequeño a su nieto Jacob, sobre los monstruos que lo atacaron cuando chico y lo hicieron vivir en la costa de Gales, en el caserón de Miss Peregrine, junto a sus amigos que también vivían ahí. El niño crece con la duda sobre si esas historias eran reales, realmente o quizás el abuelo exageró un poco las cosas. Pero cuando esté cercano a los 18 años, ocurrirá algo terrible que le permitirá descubrir si era exageración o no.
Aventuras irán y vendrán, bastante acción, que podría ser el único pero a encontrar a la cinta, ya que las persecuciones, me cargan. Pero cada uno de los personajes del caserón de Miss Peregrine, incluida ella misma, se convertirán en una poesía en movimiento. Realmente Tim Burton, es un poeta a la hora de contar historias, tiene una sensibilidad, una finura, delicadeza, para trasmitir lo bueno y olvidado que todos los seres, underground tienen. Y por supuesto no puedo dejar de sentirme tocada, no tendré a la vista de todos una peculiaridad que destaque y sin embargo una cantidad de defectos físicos que he logrado sacar adelante con mucho siquiatra, bastante de mi personalidad fuertona y porque por ahí dicen que lo malo te fortalece o destruye y todos los bulling que he sufrido a lo largo de mi vida, me han hecho quien soy. Pero a diferencia de muchos, todo lo que me mantenga años luz de lejanía con aquello que suene a manada, rebaño, me hará siempre la más feliz de las inmortales.

Es decir, si usted gusta del cine de Burton, recomendable sería que no la deje de ver, porque como bien dice mi sisterna Manucita, no sabemos en qué intenciones ande el cineasta, pero MISS PEREGRINE´S HOME FOR PECULIAR CHILDREN, hace demasiados guiños a cada una de sus ya existentes películas y personajes, desde los antiguos Beeteljuice, Marcianos al ataque, Big Fish y qué decir de cada uno de los personajes de sus cintas animadas. Y cuando un cineasta anda en esos pasos, es o porque está despidiéndose o porque quiere hacerse un pequeño homenaje o más bien un homenaje a todos los personajes peculiares que han cobrado vida, encanto, maravilla, a través de su imaginación y el sublime toque que tiene para contar sus historias. O sea, si se la pierde es porque además de oveja y no entender nada, carece de poesía y seguramente de abuelos.
Totalmente recomendada!!

SINOPSIS:
Una horrible tragedia familiar lleva a Jacob, de 16 años, a viajar por la costa de Gales, donde descubre las ruinas del hogar para niños especiales de Miss Peregrine. Mientras explora los destartalados cuartos y pasillos, se da cuenta que los niños que vivieron allí (uno de los cuales fue su abuelo) eran excepcionales. Quizá eran peligrosos, quizá había una buena razón para ponerlos en cuarentena en una isla desierta; incluso podría ocurrir que todavía estuvieran vivos. 

CALIFICACION:
**********************

FICHA TECNICA:
Título original: Miss Peregrine´s home for peculiar children, 2016, Estados Unidos.
Dirección: Tim Burton.
Guión: Jane Goldman, basado en la novela de Ransom Riggs.
Duración: 127 minutos
Música: Mattew Margeson, Mike Higham.
Género: Fantástico - Aventuras.
Fotografía: Bruno Delbonnet.
Reparto: Asa Butterfield, Eva Green, Samuel L. Jackson, Terence Stamp, Judi Dench, Ella Purnell, Allison Janney, Rupert Everett, Kim Dichens, Chris O´Dowd, Finlay Macmillan, Milo Parker, Cameron Greco, O-Lan Jones, Justin Davies, Bomber Hurley - Smith. George Viricos, Andrew Fibkins, Bryson Powers, Jack Fibkins, Hayden Keeler-Stone, Lauren McCrostie.

8 de noviembre de 2016

La sonata del silencio.

Debo confesar que LA SONATA DEL SILENCIO, es de aquellas situaciones misteriosas, que adoro, porque me enfrentan a la posibilidad de volver a ver a buenos actores, con los que una experimentó toda clase de emociones especiales. Estoy hablando de Eduardo Noriega, que tras la serie Homicidio, que tuve el placer de ver tiempo atrás, confieso que retome el quedar cautivada por este hombre, que además de ser brutalmente guapo, también es muy buen actor. Y en esta también serie española, pero de la señal rtve (canal 4 para vtr), tuve la fortuna de verlo no en el típico rol de bueno, hermoso personaje, que uno goza contemplando, sino más bien en uno donde interpreta a un hombre en conflicto. Que se debate entre el amor y el control que rige su esencia y lo hace confundir todo hasta llegar a cometer el error de la vida: transformar el amor que siente por una mujer, en un sentimiento oscuro, egoísta y malvado.

Me gustó volver a verlo en un rol más de carácter, como ocurrió en la película que lo diera a conocer en Latinoamérica, "Tesis", de Alejandro Amenábar, donde encarnaba a un hermoso con malas intensiones. Lo otro que me movió mucho de LA SONATA DEL SILENCIO, fue aquello que como ocurría en los años ´40, en una España doblegada por Franco y todos los pesares que esa presencia provocaba. El otro rol cautivador y que por cierto era protagonista de la serie fue Marta Eturra, en su rol de Marta. Que no deja de ser terrible el recordar o tomar conciencia de lo que era ser mujer a principios del siglo XX, cuando éramos más invisibles imposible. Dígase no ser nadie, no tener ningún derecho a nada. La oda a la cosificación de la mujer. En cada escena de la historia, se manifestaba esa situación espantosa en la que una como mujer, no tenía derecho a nada, ni a pensar, menos a decidir, menos a defenderse, ya que ante todo primero eres propiedad de tu padre, después de tu marido. Realmente me costaba entender, sino que más bien me ofuscaba y mantenía diálogos con las protagonistas tales como: "sácale la mierda a ese cretino", "escúpelo Marta, escúpelo", "patéale el trasero". Y claro, era mi vida en pleno siglo XXI con la de estas mujeres, que vendrían siendo como mi abuela Marta, de la década del ´40, siglo XX y mucho, mucho atraso en materia de derechos de la mujer, que en realidad si bien hemos  mejorado, bastante de éstas tienen que ver con el estatus socio económico al que perteneces, pero hay que decir que las mujeres de esta serie, aunque fueran ABC1, daba lo mismo, de todas formas no eran seres de derecho. 



O sea que tanto la ambientación, como la caracterización de esta serie, están al dedillo de lo que era esa vida, esos tiempos. La ambientación, dígase dirección de arte, una poesía en movimiento. Porque hay que destacar obviamente, que todos los personajes, estaban tomados desde un estrato social, clase media decaída y en asenso como era el caso de Eduardo Noriega y su familia versus Marta, marido e hija, que habían sido prósperos, pero el que llevaba los pantalones, supuestamente, era un mediocre que no le alcanzaban los huevos para llevar el sustento a la familia y entonces, pellejerias habemus.
Lo otro es que con todo lo que a estas alturas del partido, sabemos ocurrió en España en la época del franquismo, siempre será más interesante conocer de la vida de los que, nadie sabe cómo, a menos que sea al son del poder, apoyaban a este militarsucho de mierda. Porque aunque  todos sufriéramos al son de Marta (Marta Etura), Elena y las vejaciones que padecían, todos finalmente estaban unidos en una sola cosa, apreciar, valorar y respetar a Franco, como el que les había librado de todo mal. Lo cual en la actualidad no se puede creer, pero por lo mismo es muy interesante asomarse y ver cómo eran las personas, de variadas clases sociales, que podían apoyar a ese mal nacido.

La serie está compuesta por nueve capítulos de hora y tanto de duración, en donde cada uno de los personajes protagonicos, van contando su historia y adentrándonos en sus miserias o alegrías y con ello, hilvanando el vínculo con unos más que con otros o con otros más que con unos. 
Eduardo Noriega, que encarna a Rafael, un abogado, dueño de una notaria y que posee un súper buen pasar, amigo de toda la vida de Carlos, esposo de Marta y padre de Elena, que si bien tuvieron buenos tiempos, sobre todo cuando Carlos comenzaba en las lides de las leyes y Marta era una futura promesa del piano y en esa amistad un verano, Rafael y Marta, se enamoran y viven un romance, un amor grande pero no lo suficiente para que él abandone a su mujer e hijos por ella. Es así como Marta termina casándose con Carlos y teniendo a Elena. Rafael prosigue su aburrida existencia junto a su mujer, su despacho de notaria y sus hijos. Pasan los años y la vida los vuelve a reunir, todos dentro del mismo edificio de departamentos, unos más pudientes que otros, unos que solidarizan y ayudan, otros que usan el poder para lograr sus objetivos olvidando que alguna vez amaron y así sucesivamente hasta llegar al final de la serie.

El elenco también cuenta con el segmento juvenil, que son los hijos de Rafael y la hija de Marta, que aunque no se sabrá hasta bien entrada la serie, más que amigos, todos son hermanos jajaja. 
Siempre estará presente y punzante el elemento de la guerra, de Franco, en este momento especifico de la maldad de los alemanes, todos odiando a los nazis como si Franco fuera un dichado de virtudes, el contexto político contándose minuto a minuto, más que mal todos dentro de Europa y en la década de los ´40, la II Guerra Mundial, había golpeado a todos de una u  otra forma.
Realmente muy buena serie. Marta Eturra, encarnando a Marta, soberbia, que mujer hermosa y además sus sentimientos buenos, malos, intensos, culposos, ambiguos, todos llegan al espectador directo al corazón y mil veces, las nosotras espectadoras, calzaremos sus zapatos, ajustaremos el abrigo y saldremos a esa vida sin derechos para las mujeres, a luchar por cada cosa que se quiera alcanzar.
Buena, buena, realmente buena esta serie, buena de esas que demoran, por suerte, mucho tiempo en permitirse olvidarlas y qué decir de la banda sonora, una poesía digna de la trama.
Totalmente recomendada!!

SINOPSIS:
Miniserie de TV (9 episodios). Madrid, finales de los años 40. Marta tiene un futuro prometedor cuando conoció a Antonio, pero una lealtad mal entendida con Rafael, trastocará sus vidas. Cuando Antonio cae enfermo, Marta se ve obligada a ponerse a trabajar, exponiéndose a los celos de Rafael, las murmuraciones del vecindario y a la indignación de un marido humillado. La aparición de una moderna y adinerada mujer de negocios dará a Marta una inesperada oportunidad que le permitirá quizá salvar su propia supervivencia y la de su hija Elena, y encontrar, por fin, su lugar en el mundo. 

CALIFICACION:
************************

FICHA TECNICA:
Título original: La sonata del silencio, España, 2016.
Dirección: Iñaki Peñafiel.
Guión: Javier Olivares, Rodolf Sirera, Peris Romano, Sergio Barrejón, Anais Schaaf, basado en la novela de Paloma Sánchez Garnica.
Música: César Benito.
Fotografía: Óscar Montesinos.
Género: Drama, serie de TV.
Reparto: Marta Etura, Eduardo Noriega, Daniel Grao, Lucía Jiménez, Fran Perea, Claudia Traisac.

1 de noviembre de 2016

Marius.

La ví anunciada en Europa - Europa y me tincó. Me tincó porque era una película de idea original y dirigida, por mi amado Daniel Auteuil, así que tenía todas mis fichas puestas y había que verla ¿de qué hablo? De MARIUS. Que vengo a descubrir que es una trilogía, es decir, una película hecha en tres partes. En esta primera como su título lo dice, trata sobre Marius, después será el turno de Fanny y por último La fille du puisatier, que es algo así como la hija de alguien.



Por ahora sólo puedo comentar MARIUS, porque es la que vi. Una película entretenida, candorosa, a veces algo ingenua, pero creo que es la total intención de Auteiul. La historia cuenta la historia de MARIUS, que es hijo de César (Auteuil), quien tiene un sueño por sobre todas las cosas del mundo y que no todos en ese mundo, Marsella, conocen.... quiere embarcarse en un gran barco y viajar, conocer lugares distantes y diversos. Pero siempre ha existido un obstáculo para alcanzar su sueño: dejar a sus padres, después al padre viudo y ahora abandonar a su amada Fanny.
Me gustó esa cosa que en muchas otras historias me hace desesperar, que no es otra cosa finalmente que "la trama", aquellos silencios, secretos, palabras a medias, que provocan la exasperación por parte del espectador, que lo que nosotros sí sabemos, el resto de los personajes de la historia también. Y que en este caso, es develar el secreto de MARIUS, que lo comprendan, dejen ir y quizás alcanzar en un tiempo no muy lejano, la felicidad para todos.



En ese debatir transcurre la historia.
Nos muestra la existencia plana para MARIUS de levantarse todas las mañanas para ayudar a su padre, César, en el bar, cantina, que tienen y trabajar, trabajar, trabajar, simplemente y tan solo poder contemplar el mar y sus embarcaciones a través de la ventana del bar. También nos muestran, que en ese ritmo ha vivido siempre César, en ese mismo Marsella, ejerciendo el mismo oficio que heredará a su hijo. De vecinos todos los que llegan a tomarse algo o comer un huevo duro o unos maníes (cacahuate), los clientes, viajantes que llegan a Marsella y pasan por el local, los amigos con los que César juega todos los miércoles a las cartas y sus ilustres vecinas Fanny y su madre, las dueñas del puesto de mariscos, fuera del bar. Esa existencia plana o entretenida para César, aunque no lo sea para MARIUS, que ni él ha confesado y que nadie conoce sus verdaderas pasiones.



Fanny, la joven de 18 años, enamorada de MARIUS, que le coquetea esperando una reacción en él y que pasa y pasa el tiempo y esto no ocurre, aunque ella sabe que ese amor está ahí. El señor Panisse, un caballero mayor de 50 años, soltero, acaudalado que pretende a Fanny. Y la madre de Fanny que sabe que lo mejor para casarse, es que exista el amor.



De actores todos, todos buenísimos, sensibles, humanos, que tocan y llegan al corazón y alma de los espectadores. Obviamente que MARIUS, es de una belleza que realmente impresiona. A mi me dio desde el principio la idea que era una especie de Alan Delon, igual de guapo, con ese tono de piel que resalta los azules ojos. Ambos de puerto, uno el más joven mil veces mejor actor que el otro. Pero final de cuentas, quizás, un especie de homenaje de parte de Auteuil, a este personaje del porteño que quiere subirse a un barco y viajar por el mundo ¿por qué no podría ser? Más que mal todos franceses.
Bueno, en realidad en materia de bellezas, hay que decir que al igual que los italianos, los franceses y francesas son una cosa sublime, en este caso todos son guapos, hermosos, al menos para mi gusto, desde Auteuil, qué decir el que hace de Marius, la hermosa de Fanny y el atractivo de Panisse. Lo dije.



Una tierna historia, ingenua pero entretenida, realmente atrayente. Al menos yo la vi sin chistar y siempre, siempre esperando que el desenlace fuera de amor. Pero eso slolo podrán descubrirlo los que la vean.
Totalmente recomendada!!!


SINOPSIS:
Marius vive en el Vieux-Port de Marsella, en el "Bar de la Marine" regentado por su padre, César. Marius solo sueña con embarcar en uno de los barcos que pasan delante suya y tomar rutas que le lleven a países lejanos. Marius esta secretamente enamorado de Fanny, una joven y bella vendedora que tiene el negocio delante del bar. 

CALIFICACION:

***********************

FICHA TECNICA:
Título original: Marius, Francia, 2013.
Dirección: Daniel Auteuil.
Guión: Daniel Auteuil (basado en la novela de Marcel Pagnol)
Música: Alexander Desplat.
Fotografía: Jean- Francois Robin.
Duración: 93 minutos.
Género: Drama romántico.
Reparto: Daniel Auteuil, Victoire Bélézy, Jean Pierre Darroussin, Raphaël Personnaz, Marie-Anne Chazel, Nicolas Vaude, Daniel Russo, Ariane Ascaride.

25 de octubre de 2016

Leones.

Sin dudar después de ver LEONES, puedo decir que es una cinta realmente particular. No sé si será por el hecho de ser financiada por Sundance (Robert Redford) o porque la directora Jazmín López, decidió hacerla "particular".
En términos concretos o a ojos de otros espectadores, podría ser tildada de "rara". Al principio, cuando recién comienza la trama, uno puede pensarlo, pero supongo que será en mi caso, que tengo tanto cine en el cuerpo y memoria y así también tanto cine argentino, que será la lengua, serán los actores, no sé qué será, pero fui envolviéndome sin problema. Aunque también debo confesar que más allá de la trama que es rara, eso que ni qué, lo que me atrapó heavy fue el lugar donde ocurre la historia, el set de filmación, dígamosle. 

Estoy segura que más allá de las pretensiones de la directora, el espacio en el que fue realizada, juega un papel fundamental. Recuerdo cierto documental que vi hace unos años en un festival de este tipo de cine, en que la fotografía la hacía un conocido y querido amigo y en donde la historia, que no existía como tal, es decir, lineal: principio, desarrollo y fin, si no que una única presencia -voz en off-, la cámara obviamente que nos mostraba un maravilloso y hermoso bosque nevado. Mucha atención, detención en los árboles, su corteza, sus troncos, su altura, sus ramas, la nieve, la nieve blanca, nieve blanca sobre el suelo, casi tapando el tronco de los árboles. Y supongo que más de uno debe haber bostezado y otros más levantado y marchado, nosotros con mi sisterna Manucita, nos quedamos, realmente extasiadas hasta el final.



Supongo que para ello, uno tiene que tener una cierta conexión que no es ni mágica, ni especial, simplemente conexión con el ambiente, la naturaleza, que te rodea. Que sepas de la existencia de los árboles y su belleza, del verde en todas sus presentaciones, de la poesía que produce un bosque bien tupido, el sonido lejano de agua corriendo, el sonido cercano, constante, del vaivén de las ramas de los árboles bailando en el aire. Pues bien, todos esos detalles, son los que en gran medida actuaban en LEONES. Además de cinco chicos jóvenes, dos mujeres y tres hombres, que deambulan. Al principio, no se entiende mucho, si están perdidos o simplemente van de paseo, en busca de algo en particular, pero el bosque, el silencio, el sonido del silencio en el bosque, el susurro del viento moviendo las hojas, árboles por todas partes, ramas, troncos, suelo de hojas y tierra, el sonido que provoca en el silencio absoluto pisar restos de troncos, hojas, ramas. Sombra, un tanto oscuridad, quizás sol, a veces arbustos frutales y por lo tanto un poco de otros colores, eran los ingredientes constantes en esta historia.



Además de conversaciones y situaciones comunes entre estos cinco jóvenes. Pero lo menos y cuando hablaban entre ellos, no soltaban demasiadas pistas si no que más jugaban. Jugaban a armar frases de seis palabras, que al menos yo iba contando si realmente tenían seis palabras. Y sin embargo al menos yo, nunca sentí aburrimiento, al contrario, había algo muy especial, muy invisible que me atrapaba y me llevaba a las profundidades del bosque...


Una hermosa película que después de bastante andar, vas descubriendo que sí hay una historia, que en esa historia hay acción aunque no exista el movimiento, que pasó algo, que les pasó algo a estos cinco chicos y por eso van caminando por el bosque. Sumado a la banda sonora que también era muy reconfortable. Yo la vi durante tres días, en las noches principalmente y era realmente una poesía irse a dormir después, irse con esas imágenes tan verdes en el subconsciente, escenas tan tan profundas, tan lindas y esa música y quizás pensar un poco en los por qué de esos cinco jóvenes. Que a medida que vas avanzando irás sabiendo más y más hasta llegar al centro del asunto. Es decir, una película buenísima, que en términos de tiempo era larga, pero que si lograbas adentrarte, se transformaba en música, en una dulce melodía sumado a la belleza de ese lugar.
Totalmente recomendada!!! 
SINOPSIS:
En medio del bosque, un grupo de cinco amigos merodea como una manada de leones. Perdidos en sus juegos de palabras, juegan y se seducen unos a los otros mientras se internan dentro del territorio de la adultez, en una búsqueda desesperada para evitar la historia ya escrita.

CALIFICACION:
**********************

FICHA TECNICA:
Título original: Leones, Argentina, 2012
Dirección y guión: Jazmín López
Fotografía: Matías Mesa.
Sonido: Julia Huberman.
Montaje: Benjamín Domenech - Jazmín López.
Reparto: Julia Volpato, Pablo Sigal, Macarena Del Corro, Diego Vegezzi, Tomás Mackinlay.

18 de octubre de 2016

La stanza del figlio.

Amo el cine italiano.
Lo amo por su acento, por sus hombres y mujeres hermosos, por sus ciudades poéticas, por la bota que dibuja a la nación, porque dicen que los helados vienen de ahí, porque siempre he pensado que quien posee una lengua tan seductora, tiene que gozar de una existencia feliz y orgullosa. Al menos si fuera mi caso, con ese acento, sería muy feliz.
Además le podemos sumar la música y para no terminar de incorporar propiedades divinas, poseen cine, una larga y profunda historia cinematográfica, con maestros al tema y series de televisión, incluso de detectives como el género que amo.

En esta ocasión el amor me llevó al cine, que encontré en I-Sat, de forma casual, esta película del 2001, de mi recién descubrimiento (antiguo él) Nanni Moretti, a quien realmente idolatro. Por todos los motivos anteriormente declarados, como porque su cine es increíble, intimista, tierno, sincero, natural y de lo poco que le he visto, siempre suspiro y suspiro de principio a fin. Así me ocurrió con LA STANZA DEL FIGLIO. Todo comenzó tan plácido. Las costumbres familiares tan sencillas y al mismo tiempo tan agradables, Giovanni (Moretti) corriendo todas las mañanas hasta terminar en un café, de ahí al trabajo - casa, ya que es siquiatra y atiende en el hogar. A veces desayunar con la familia, su esposa Paola, Irene la hija mayor y Andreas, el menor. Todo plácido. Una convivencia familiar armónica, entretenida, muy cariñosa, ideal. Entonces recuerdo que alguien me comentó que la cinta es super terrible porque trata sobre una tragedia familiar y la verdad, estaba todo tan agradable, que pensé que era más bien "retrato de una familia italiana", pero no, todavía no ocurría la tan temida tragedia y sin embargo ya llevábamos bastante tiempo recorrido.


Pero ocurrió. El hijo menor, Andreas, un día que quizás, si hubiera salido a correr con su papá, en vez que éste fuera hacer una visita a un paciente y en vez, decidió salir a navegar con sus compañeros de colegio, no habría pasado lo que pasó, el chico tuvo un accidente y murió. De aquí en más la cinta se torna gris. Quizás esa era la intención de Moretti, que nos descuartizáramos de envidia por la calidez y cordialidad familiar, armonía, amor de padres, amor de padres hacia sus hijos y después entonces, notáramos la tristeza inmensa que produce la muerte de un hijo.
En lo personal confesaré que encontré que a la familia completa, les faltó demostrar su dolor, el trance amargo por el que pasaban. Sentí que quizás como son europeos, allaá los sentimientos son más mesurados, pero después me acordé que son italianos y por lo tanto latinos y por lo tanto, es de conocimiento público que el italiano no es de ocultar emociones, sentimientos, sensaciones, si no que más bien todo lo contrario. Como soy heterosexual y sufro de debilidad por el sexo mío opuesto, podría decir que la salida que Giovanni (Moretti) le dió a su dolor, es más creíble. Será también que independiente de mis inclinaciones amorosas, me cuesta ponerme en los zapatos de un hombre y entender cómo reaccionaría ante un hecho así, pero en el caso de la madre, la mujer, Paola, realmente sentí que el papel, el rol, le quedaba enorme, porque su tristeza era tan contenida, tan de apariencias, de vestirse mal, de no peinarse, de aullar en la cama retorciéndose de dolor. Pero en el momento mismo del entierro, de enterarse que el chico murió, sentí que faltaba fuerza en la expresividad de los sentimientos. O sea, mínimo un desmayo, un no poderse tener en pie, un empeparse para estar aunque en realidad no se está, porque el alma, el corazón, la mente, vuelan lejos, lejos viajando con el dolor por la pérdida del hijo.


Como que el dolor de la pérdida de un hijo, siento que es una tragedia, algo que no se olvida jamás y que generalmente deja a los padres, destruidos, muchos sin poder levantar cabeza, envejecen unos veinte años de un viaje o al menos las lamentables experiencias que me ha tocado presenciar, han sido así. Y en este matrimonio, estos padres, encontré que les faltaba demostrar más esa destrucción. Nanni Moretti en su rol de Giovanni, opta por un camino semi autodestructivo, de terminar con su profesión de siquiatra, dejar de atender, porque siente que ya no puede aconsejar a otros de ser felices, cuando él ya no lo es, si no se cree como se propone. La madre, pasó de ser una mujer pulcra, intachable apariencia, trabajadora, en una zombie despeinada, desguañangada, pero con el tiempo volvió a trabajar. Hasta la actuación de la hija, Irene, es un tanto forzada.
Y sin embargo entre la banda sonora, Nanni Moretti, que es encantador, las vistas por aquel lugar de Italia donde sucede la trama, uno ve la película de principio a fin. Existe pese a ese pero que indico, una naturalidad para llevar el ritmo de la historia, algo que envuelve pese a todo, que envuelve y uno no quiere destaparse. Un algo que es el estilo de cine de Moretti, que es tan natural, tan como uno, que pese a no estar totalmente de acuerdo en algunas situaciones, uno se deja seducir por la película y permanece hasta el final.
Supongo que si eso no es un mérito, no sé qué lo será.
Totalmente recomendada!! 

SINOPSIS:
En una pequeña ciudad del Norte de Italia, vive apaciblemente una familia formada por los padres (Giovanni y Paola) y dos hijos adolescentes: Irene, la mayor, y Andrea, el pequeño. Giovanni es psicoanalista. En su consulta, situada al lado de su apartamento, sus pacientes le confían sus neurosis, que contrastan con la calma de su propia existencia. Su vida se rige por una serie de costumbres o aficiones: leer, escuchar música, aislarse y agotarse haciendo largas carreras por la ciudad. Un domingo por la mañana, Giovanni tiene que salir para atender una urgencia, así que no puede ir a correr con su hijo como le había propuesto; el chico decide entonces ir a bucear con sus amigos. 

CALIFICACION:
***********************

FICHA TECNICA:
Título original: La stanza del figlio, Italia, 2001.
Dirección: Nanni Moretti.
Guión: Nanni Moretti, Linda Ferri, Heidrun Schleef.
Música: Nicola Piovani.
Fotografia: Giuseppe Lanci.
Género: Drama.
Duración: 100 minutos.
Reparto: Nanni Moretti, Laura Morante, Jasmine Trinca, Giuseppe Sanfelice, Silvio Orlando, Stefano Accorsi, Claudia Della Seta.