23 de mayo de 2017

Marisol rumbo a Río.


Debo confesar que de las muchas películas de Marisol, que vi en México, MARISOL RUMBO A RIO, fue la que menos me gustó y sin embargo, es la que tiene más temas cantados por ella y que siguen gustándome. Preguntarán ¿por qué no me gusta esta en particular? Creo que es porque la vi, pese a su data (1963) mucho después, de las últimas y en esos tiempos para pesar del sistema comercial de cine español, yo ya sabía de la historia detrás de cámara de Marisol o Pepa Flores y como siempre me he caracterizado por ser muy impresionable, además de dogmática, la historia era tan truculenta y fascista, que casi podríamos tildarlo de "trauma a Marisol".



Siempre sueño con que le importo a más gente de la que es real y por eso en esta ocasión, sería que mis lectores preguntan ¿por qué dices todo aquello sobre Marisol? Pues porque no sé si sabrán pero Marisol en realidad Pepa Flores, para llegar a ser tan famosa, tuvo que ser vendida por sus padres, que eran muy pobres y aprovecharon que era rubia, linda, ojitos claros, chispeante y que además, cantaba como diosa. Y fue vendida a un señor que en esos tiempos decían "cazatalentos" pero que no encontró nada de malo  comprar a un ser humano y vivir a expensas de sus atributos. Obvio que todo esto podía suceder fundamentalmente porque en España, imperaba la dictadura de Franco, que como suele suceder con los de su calaña, era moralista, racista, fascista y sentía devoción por Marisol. De hecho, la pobre chica cuando alcanzó cierta fama, en este imaginario de la niña - mujer, hermosa, buena, noble, chispeante, con una gran voz, venía a ser una especie de Marilyn Monroe, que iba a cantarle a los soldados franquistas, que mataban republicanos.

En fin, nos podríamos amanecer con los dimes y diretes sobre la vida de Marisol - Pepa Flores, el punto es que no es el lugar. Pero en materias cinematográficas, además podría sumar que con todos los datos entregados, esta cinta es de las más insulzas, por no decir descabellada y para colmo deciden exportar a Marisol, llevándola a Brasil, especificamente a Rio de Janeiro. Y como viaja con su madre, personificada por la actriz Isabel Garcés, que digamos fue el dúo de esta chica, en casi todas las cintas, estas dos mujeres solas, desprotegidas de un hombre, que las sepa guiar, se transforman en protegidas de ¿quien? Un gringo de mierda tenía que ser. Un gringo soberano gringo, que en su calidad de esencia estúpida raya con la personalidad de Marisol y su voz y sus gracias y en son de paz, amistad sobre todo, transformarse en su ángel de la guarda (malditos imperialistas!).

Y por supuesto como toda cinta moralina, racista, fascista, llegan a Brasil y no hay un solo negro en el camino, a menos que sea la empleada menor de edad, que trabaja en la casa a donde llegan Marisol y su madre, porque en Brasil la población afrodescendiente parece que desapareció al son de la samba.
O sea, está bien que la ingenuidad sea seudo esencia de los gringos de mierda, pero de ahí a que los colonizadores españoles, hagan una película en ese país y pretendan hacer caso omiso del 99.99% de la realidad de la población, es viniendo de las manos de un país con dictador, da para pensar que obvio es una oda al racismo, sobre todo porque los negros solo existen para trabajar de empleadas, nanas, choferes, jardineros.

Viniendo de la vida que vengo, con la historia a cuestas y mi familia de paso, realmente esta película es una falta de respeto, muy comedia será pero me purga.
Jajajaj igual nomás la vi, aunque confieso que al son del Rewin, ya que quería asomarme un poquito en esta historia, que recordaba pero había algunos parajes que ya no y por supuesto, llegar a los momentos, diversos y variados, en que Marisol canta.
Ese sería el único ingrediente que realmente sigue cautivándome, aunque las canciones sean enfermas de ñoñas.



Porque bueno, hay que decir que cuando uno crece y entiende tantas cosas, como la ñoñez de las historias, la moralidad para dar y repartir, esa onda de la niña mega rubia, mega linda, mega buena, que hacía y deshacía pero final de cuentas terminaría adoptada si era huérfana, casada si estaba enamorada, cantando canciones inocentonas aunque fueran de amor, a uno le ocurre que volver a verla, es una oda a la desilución de la ingenuidad infantil. Por eso creo que no debería continuar por esta vía, porque perjudica mucho a la memoria y añoranzas del ayer jajaja. 





Y es que no deja de ser curioso y perdonen que retome el tema, que el coprotagonista de Marisol, en esta historia, sea nada menos que un gringo, un hombre gringo bastante mayorcito en edad y que pese a todo cuando aparece, al menos yo no lo conozco como actor, pero la experiencia me dijo "si aparece justo después de Marisol, creo que lo tendremos que soportar mucho más rato". Y me sale el antiimperialismo que llevo adentro que me dice ¿por qué un gringo? O sea vamos dándole de comer al imperialismo en todas sus formas. Ese gringo que vendría siendo un "Tio Tom" que decide extender sus tentáculos de España a Brasil, siempre muy amable, muy admirador de la cultura de cada país, cuando sabemos que mucho miran, muy callados miran, porque a todo le están sacando cuentas.



En fin, digamos que si quiere andar de nostalgias véala, pero no es de las mejores, si quiere escuchar temas de Marisol - Pepa Flores, también véala y si quiere llenarse de odio por el imperialismo y los dictadores pues no sé si será necesario verla y producir bilis a lo tonto.
Recomendada!!

SINOPSIS:
Marisol tiene una hermana gemela llamada Mari Luz, que vive desde hace tiempo en Río de Janeiro. Tras vender los muebles de su casa para poder comprar los billetes, Marisol y su madre se trasladan hasta Brasil, anhelando un reencuentro que resulta triste al comprobar que Mari Luz es una chica cursi y engreída. 

CALIFICACION:
******************

FICHA TECNICA:
Título original: Marisol rumbo a Río, España, 1963.
Dirección: Fernando Palacios.
Guión: Alfonso Paso, Arturo Rigel, José María Palacio.
Música: Canciones Pepa Flores (AKA Marisol).
Género: Comedia - drama.
Duración: 94 minutos.
Reparto: Pepa Flores, Isabel Garcés, José Marco Davó, Fernando Cebrián, José María Caffarel, Rafaela Aparicio, Luis Barbero. 


16 de mayo de 2017

Big Little Lies.


Realmente esta serie BIG LITTLE LIES, me sorprendió. 
Y me soprendió porque si bien decidí verla cuando la anunciaron por HBO, la grabé y me tocó ver el primer capítulo el día de la trasmisión mundial y toda la faramalla. E innegablemente ese primer capítulo tenía trama, enganche, pese a la presencia de Nicole Kidman, que me molesta bastante ya que no la considero buena actriz, me da lo mismo que sea linda, aunque ya no tanto desde que se retocó, pero esto es actuación y su belleza es tan fría y plana como sus actuaciones. Pese a ello la vi ese día y eso que descubrí para mi desgracia que en el elenco estaba otra que me pone nerviosa como lo es Laura Dern, con esa cara de grito callado eterno, quizás de histérica no lo sé pero desde "Terciopelo azul" y qué decir "Corazón Salvaje" que me retuerce verla en pantalla, por aquello que comenté del grito callado y porque tiene una energía de loca que no me permite relajarme. 

Y sin embargo vi todo el capítulo primero y me gustó pero no me gustó tanto. De todas formas fui obedientemente grabando, cada domingo, los capítulos restantes hasta sumar los siete de la temporada.

Confieso que la única del elenco que me simpatiza por motivos adolescentes es Reese Whitespoon. La conocí actoralmente cuando vi "Pregúntale al señor Luna" y amé su personaje, obviamente porque me sentí interpretada y después de ahí, aunque no volvió hacer nada que me encantara tanto, tiene un algo, que es aceptable. Todos sus personajes tiene eso que uno la hace quererla, más que soportarla, como si fuera un personaje de tu familia que lo aceptas tal como es y a veces, además, la disfrutas. Y la sorpresa en varios aspectos, de la serie fue el personaje que interpreta Shailene Woodley, la verdad de primeras sentí que el papel le quedaba grande, ya que la última vez que supe de ella hacía de hija de George Clonney y en un personaje juvenil. Pero bueno, la gente crece y ella es un ejemplo viviente. Y actoralmente es no sé si gran actriz pero como Reese no molesta ni disturba, está ahí y fue más bien el personaje que le tocó interpretar, pero la historia que carga lo que la hizo distinguirse más que su actuación que la verdad, era bastante sosa, pero... salva.



Y ocurrió que la serie terminó y el tiempo seguía transcurriendo y pensé en borrarla sin verla porque realmente la presencia de Kidman y Dern, no me eran fáciles de digerir. Para lo cual, les di una oportunidad única que sorprendentemente para ellas y para mí, hay que decir, que la pasamos con creces y méritos. Porque la serie, la trama, realmente está muy  bien hecha, contada, editada.

La historia trata de cinco mujeres que viven en un pueblo llamado Monterey, en California.
El pueblo por decir que es pequeño porque la vida de estas cuatro mujeres y el resto que las rodea, es absoluta y totalmente ABC1. Es decir, Monterey es un paraíso, una ciudad, pueblo, rancho, lo que sea que está rodeada de mar o es un puerto, no lo sé pero para donde vas, volteas, te asomas, encuentras un hermoso, potente, imponente Oceáno Pacífico, verdoso azulado, tranquilo, con rocas, con riscos, con abismos, hermoso, precioso total.

Y en este lugar paradisíaco viven estas cinco mujeres: Reese Witherspoon, que interpreta a Madeleine, Nicole Kidman que es Celeste, Shailene Woodley que es Jaen, Laura Dern que es Renata y Zoe Kravitz Bonnie. La historia en realidad comienza en términos de amistad entre Madeleine y Celeste, que son madres de familia y que sus hijos Chloe y los mellizos de Celeste van al mismo curso. Un día llega a vivir a Monterey Jane con su hijo Ziggy. También estan Renata que es archi enemiga con Madeleine porque las dos tienen mucha personalidad y no aceptan estar en el mismo lugar, liderando las mismas cosas, pero desde perspectivas diferentes. Y por último Bonnie, que es la mujer del ex marido de Madeleine y por lo tanto ella no está considerada dentro de ningún grupo  porque es la esposa del ex, que mientras fue marido de Madeleine, era un tiro al aire, que no se ocupó ni de ella menos de su hija Abigail y ahora que está viejo y nuevamente casado y con una nueva hija, se comporta como jamás lo hizo antes y eso empelota a Madeleine.

.uatro mujeres: Reese Wh, dos son muy amigas Reese y Kidman, viven en Monterey California, son madres de familias ABC1 muy empoderadas, con unas vidas bien burguesas, cómodas, con mucho lujo, mucho auto enorme y sus funciones son llevar y buscar a sus hijos al colegio, juntarse a tomar té o café en el bar del lugar, pasar muchas horas en sus casas contemplando la hermosa vista al mar, porque en sus enormes mansiones la vista es realmente un lujo. Y entre medio, las que sienten que la vida se pone aburrida, deciden hacer actividades de caridad, obras de teatro, acercarse al gobernador de la zona y aconsejarlo en materia de actividades para el socialité.

En ese ambiente algo candente se desarrolla la vida de estas cinco mujeres, que a excepción de Jane por necesidad, Renata porque se lleva al mundo por delante y de Bonnie por placer, Celeste y Madeleine son el prototipo de las amas de casa ABC1 nonos olvidemos de ello, pero aburridas y que justamente en esa tensión es que están abiertas a que sucedan cosas.

Obvio que las cosas suceden más de en el caso de Madeleine, proque es Reese que es realmente de armas tomar y se nota que en sus roles necesita energía, ya que Kidman - Celeste, es tan mustia como su belleza y actuación. Pero bueno.

El asunto es que la vida comienza a tener un poco de pimienta, cuando llega a Monterey, Jane (Shailene Woodley) con su hijo Ziggy, que será compañero de los hijos de todas las demás mujeres.



Y mientras transcurre esta serena existencia, vamos adentrándonos en los hogares de cada una de estas cuatro mujeres y conociendo sus matices, blancos, grises, rojos intensos. En el caso de Madeleine, se ha vuelto a casar con Ed, que es un hombre que trabaja en redes sociales, informática, tecnología y le va evidentemente muy bien porque tienen una casa enorme, hermosa, con una vista al mar envidiable. Ellos tienen a Chloe y conviven con Abigail, la hija de Madeleine con Nathan su primer marido. El matrimonio de Ed y Madeleine es más bien soso, aunque ellos son jóvenes y aparentemente felices, tienen problemas de satisfacción sexual por ambas partes pero ninguno dice nada.

Después está la historia de vida que tiene de Celeste (Kidman), con Perry su marido, que parece su hijo, no sabemos si es más joven que ella o tan solo les falló el casting. El asunto es que Celeste aunque todos tildan de perfecta, hermosa a rabiar, vive una existencia al rojo vivo. Ella era abogada y ejercía pero Perry, la obligó sutilmente a dejarlo todo, primero porque no lograba quedar embarazada y perdía uno tras otro cada embarazo. Hasta que logró mantener uno y tuvo que cuidarse. De ese embarazo nacieron sus mellizos, razón de más para que el padre, quisiera que la madre, se quedara en casa con los críos. Así sucede la vida de Celeste en una enorme y confortable mansión, también con vista al mar. A veces las hace de fotógrafa, generalmente con la misma cara de mustia hermosa toma una foto, se sienta, está con sus hijos. Y queda a la espera que el marido llegue, ya que trabaja fuera de Monterey viajando por aquí y acuyá. Pero al llegar tienen mucha actividad sexual, solo que él es un poco violento y le gusta pegarle a ella. Celeste que es el caso de la mujer testaruda que piensa que si el hombre te pega algo habrás hecho, aguanta, aguanta, porque lo ama, por los hijos, porque es pendeja, porque no sabemos por qué.

Después está el caso de Laura Dern, que también es profesional, no se entiende de qué pero es algo relacionado con publicidad o periodismo, porque siempre está rodeada de maquillistas, otra que le lleva la agenda, etc., tiene mucho poder en la gobernatura de Monterey, no sabemos si a causa de los millones de su marido, un judío detestable que es clasista y fascista, además de racista, pero que se la coge y con eso ella es feliz. Además de la alegría que le da su pequeña hija. Hasta el día que se enteran que en el jardin infantil, hay un otro compañerito que abusa de la niña golpeándola y martirizándola pero ella no se atreve a decir quién es.



La penúltima historia es la de la recién llegada Shailene (Jane), que es contadora y trabaja para ganarse las pizzas que come con su hijo Ziggy. Ellos viven en una casa menos expensive que las demás, sin vista al mar. Y sin embargo el hijo de todas formas está inscrito a la misma escuela ABC1 que los hijos de sus futuras amigas. El problema en ella, es que ese hijo es el producto de una violación sufrida hace siete años atrás. Es el trauma - problema que la aqueja y persigue constantemente. De hecho es una experta en tiro al blanco, de las que mejor no la busques porque el tiro de gracia le sale a ojos cerrados. Viven en constante tensión de un día encontrarse con su violador y matarlo. Tal es así que la pistola duerme bajo su almohada todas las noches. Y no suficiente con ese problema, en la escuela acusan a Ziggy, su hijo, de ser un acosador y golpeador de niñas, en particular la hija de Renata (Dern), quien por supuesto le echa toda la carrocería encima, razón por la que Madeleine y Renata se baten a duelo cada que pueden, porque una la apoya y la otra la agrede. En esta amistad sin límites que tiene Jane con Madeleine, a veces se les suma Celeste, pero como ya sabemos que es inexpresiva, no sabemos si es tal.  

Y por último el caso o historia de Bonnie, que es la actual mujer del ex de Reese. Ella es más joven que Madeleine, Celeste y Renata, seguramente tiene la misma edad que Jane, pero su pecado, que la mantiene al margen de todo, es haberse casado con Nathan (ex marido de Madeleine). Aquí haré un punto aparte porque el personaje de Nathan, personificado por el actor James Tupper, realmente merece el apartado. Porque es de todos los hombres que circulan por esta serie, el único que puede sostener en alto la bandera de la masculinidad, sumado a lo sexy, buen mozo, atractivo, guapo. Tengo el placer de conocerlo de otras series y ahora que el tiempo ha transcurrido y pinta canitas, hay que decir que si yo fuera Madeleine y hubiera estado casada con él, estaría muy amargada por la pérdida, porque realmente es una pérdida. Ni Ed, ni Perry, le llegan al taco del zapato. Este sí que es un hombre en toda la tetosterona que la hombría permite.

Y el tema es que el gran pecado de Bonnie, es justamente ser la mujer de este hombre, que amó tanto Reese (¿quién no?) y que él la dejó, después de comportarse como la peor pareja y el peor padre, ya que tienen una hija adolescente Abigail, en común. Pero el rol de esta mujer, irá tomando importancia suave y lentamente.



Y en medio, delante, atrás, por un lado y el otro, a estas cinco historias de estas cinco mujeres, suma el climax, que no termina de ser contado del todo, sobre una muerte, no se sabe de quién, si fue asesinato o no, quién lo asesinó o no, si el occiso es hombre, mujer o demonio. Pero mientras la vida de estas cinco mujeres se desarrolla, en paralelo, se cuenta otra historia basada en los interrogatorios de las otras mamás que viven en Monterey y conocen a estas cinco mujeres, al director de la escuela, a los profesores, porque al parecer lo que pasó, sucedió en medio de una actividad escolar de fin de año.

Y en ese trance inexplicable, que llena al espectador de cuestionamientos, preguntas, dudas, es que transita BIG LITTLE LIES. Y no será hasta el séptimo capítulo que nos enteremos qué pasó con quién, por qué, cuál, dónde, por dónde y todo lo que estén preguntándose en cada uno de los capítulos de esta serie.

Es por ello que digo, reitero y afirmo que la edición, dirección, de esta serie son soberbios, porque pese a Kidman y Dern que son bastante insorpotables, el director logró que Dern se soltara un poco más, con Kidman no hay caso porque es un muermo plano, que sólo vive para su belleza que ya partió, pero nadie se lo contó. La serie es realmente buena, cada sesión de 52 a 60 minutos, deja sin aliento al espectador y con ganas de más. Es por ello que al menos yo, vi los seis capítulos que me faltaban casi que al hilo, porque te quedas tan clavado que entre pensar y preguntar sin respuesta mil cosas, mejor es avanzar sin tranzar. 

Y cuando llega el final de la serie, que uno cree que no existirá tal End y que te dejarán con las ganas, porque si bien hay muchos cabos sueltos que se amarran, el del cadáver no termina de suceder, hasta el mismo último instante. Y cuando sucede y entiendes, atrapas todos los cabos y Zas! realmente es todo tan impactante, que el espectador quedará marcando ocupado. Ya lo verán. Lo bueno de lo malo, es que dicen que se aprobó una segunda temporada. Pero después del final, realmente no veo de dónde se agarrarán para ello. A saber.
Totalmente  recomendada!!

SINOPSIS:
Celeste, Jane y Madeline son tres madres que luchan con problemas todos los días. Las tres viven en Monterrey, un pueblo en el Norte de California. Jane acaba de mudarse siendo madre soltera en busca de una mejor vida. Madeline es una de las mujeres más populares del pueblo y también de las más temperamentales. Está casada con Ed, con el que tiene una hija pequeña, Chloe, y tiene una relación complicada con su ex marido Nathan y Abigail, la hija adolescente que comparten. Celeste es una ama de casa con dos hijos gemelos y esposa de Perry, un hombre de negocios que viaja mucho por trabajo. Su relación parece perfecta pero esconde muchos secretos.
Estas tres mujeres establecen unos lazos muy fuertes que las convierten en aliadas dentro una comunidad en la que nada es lo que parece. Sus vidas son sacudidas por un brutal asesinato, ocurrido durante una gala benéfica que organiza la escuela primaria a la que asisten sus hijos.

CALIFICACION:
**********************

FICHA TECNICA:
Título original: Big Little Lies, Estados Unidos, 2017.
Dirección: Jean-Marc Vallée.
Guión: Basado en Big Little Lies por Liane Moriarty
Temporadas: 1.
Capítulos: 7.
Género: Drama.
Duración: 52 - 60 minutos
Reparto: Reese WitherspoonNicole KidmanShailene Woodley, Alexander SkarsgårdLaura DernAdam ScottZoë KravitzJames TupperKathryn NewtonIain Armitage, Merrin Dungey.