13 de febrero de 2018

Mel Brooks: Make a Noise.


Navegando por los canales del cable, hace un tiempo atrás encontré MEL BROOK: MAKE A NOISE y  lo grabé.Un rato tendría que pasar, antes de verlo. Y hoy cuando finalmente sucedió, lo pasé tan bien y descubrí, aprendí y recordé tantas cosas.

Porque supongo que será por la cercanía que México tiene con Estados Unidos, pero recuerdo varias veces en la TV, haber visto alguna de estas cintas "cómicas", producidas, guionadas y actuadas por Mel Brooks o Gine Wilder, que no me gustaban mucho o más bien dicho no las entendía tanto, ya que algunas estaban basadas en novelas clásicas y como que presentía que estaban riéndose o mofándose, con respeto de ellas y con el ojo crítico de mi padre, pensé "esto no es bueno y es gringo además" jajaja y nunca llegué al final con ellas.



Después ya más grande, vi más de una, que seguía encontrándolas "raras", de un humor que no era el mío. Las que más vi, sin saber que eran producidas y guionadas por Mel Brooks, eran las protagonizadas por Gene Wilder, que siempre, siempre, me encantó.

A través de este documenta MEL BROOKS: MAKE A NOISE, me he enterado de la cantidad de cintas, que uno vio en distintos momentos de la vida, unos protagonizados hasta por Ann Bancroft y que las lucas, hartas monedas, las puso Brooks, porque además de ser productor, era el marido de esta gran actriz.

Pero también está "El hombre elefante", que el propio David Lynch, dice que Brooks, fue el único, además de él, que supo que esa película tenía algo importante que valía más que la pena hacerla. Después hizo algunos churros como "Frances" con Jessica Lange, hermosa mujer, pero era un dramón digno de teleserie.



No podemos dejar de lado, las comedias que hizo contra Hitler, porque como buen judío, que no necesariamente tenemos que agregar "como todo judío", porque hay los que no, éste era muy crítico a Hitler, político sin necesidad de militar, pero contrario a bigotes e hizo una película "Los productores", que no fue tan exitoso, por aquella cosa que pasa en el mundo que la gente cree que hacer humor, reírse soberanamente sobre alguien, es una falta de respeto, aunque ese alguien no solo haya faltado al respeto, sino que también al derecho a la vida. Pero después, muchos años después, de la película saltó al musical, "Los productores", lograron grito, plata y éxito rotundo y además Brooks, le abrió la puerta a los gringos, para que se dedicaran en cuerpo y alma al género musical.



O sea que para donde le miremos, Mel Brooks, es un adelantado, un vanguardista, que le dio varias lecciones al mundo del cine. Entre otras cátedras, fue la de trabajar con todo aquello que estaba sindicado como prohibido, ya fuera porque no se puede hablar de Hitler, de los negros, trabajar con drogadictos y más si son negros. Pues Brooks, se sentaba en los prejuicios y le encantaba reírse de quienes vivían sobre ellos y trabajó con todo lo que causara polémica, ídem temática.



Un grande oyee, realmente un grande. Y bueno, al menos en mi caso, me tocó toparme con genial documenta - entrevista, en el canal Film&Arts, de la señal de Tv Paga, quizás si no está por ahí, puede ubicarla por la red, la cosa es tener paciencia y de pronto las cosas suceden.
Totalmente recomendada!!!


SINOPSIS:
Tras 60 años de carrera, el actor, guionista, productor y director neoyorquino Mel Brooks es una de las 14 personas del grupo EGOT, es decir, que ha ganado, como mínimo, un premio Emmy, un Grammy, un Oscar y un Tony. Este documental, que recorre su carrera desde sus comienzos en la televisión hasta sus grandes éxitos con "El jovencito Frankenstein", "Sillas de montar calientes" o "Los productores", es un inédito acercamiento a este gigante de la comedia.

CALIFICACION:
**********************

FICHA TECNICA:
Título original: Mel Brooks: Make a Noise, Estados Unidos, 2013.
Título en español: Mel Brooks: Haz ruido.
Dirección y entrevistas: Robert Trachtenberg.
Género: Documental.
Duración: 90 minutos

30 de enero de 2018

Passione sinistra.

Un día zzappeando por los canales del cable, me detuve ipsofactamente en Europa-europa, ya que estaban dando un algo de origen italiano. Y pues, cómo les explico lo que amo esa lengua, ese país que no conozco. Creo que contadas veces, con los dedos de una sola mano, me ha pasado de toparme con un bodrio a la italiana. Generalmente han sido impresionantes, maravillosas, inolvidables películas, ídem series, sino recordemos a Comisario Montalbano y hasta su precuela que no era tan buena como la original, pero igual aguantaba de, El joven Montalbano. 

Y es que en la señal Europa-europa, siempre, siempre, siempre, dan alguna cosita interesante del país con forma de bota. Así fue el caso de PASSIONE SINISTRA, que cuando me la topé dije "fuchi, debe ser una movie de terror". Que hubo un tiempo que me gustaban bastante, pero los gustos varían por suerte. Le miré la ficha técnica y descubrí que era serie e italiana. Entonces me dije "glup, le haré a la luchita".



Y la grabé, después vi un cachito del comienzo y otro poquito de al medio y me mega tincó, además que no lograba encontrar el elemento "sinistra". Hasta que la otra noche, onda intentando eliminar los excesos grabados, decidí comenzar con ésta serie italiana, descubriendo con gran placer, primero, que serie era pero su abuela, porque por todas partes era una película de 90 minutos nada despreciables. Segundo, vine a dilucidarlo cuando absolutamente apasionada, le miré el tiempo que me faltaba y dije "que rara la serie pa larga". Entonces la busqué y obvio no era tal. Después pensé "lo malo es que terminará" y concluí en versión positiva, "lo bueno es que está re contra buena oyee".

Y es que sí oyeee PASSIONE SINISTRA, es totalmente buena. En esencia más una comedia que otra cosa y en ese género, es que la titularon de forma tan ridícula porque lo "sinistra", del asunto, es el amor entre Nina y Giulio,. Porque son una especie de Romeo y Julieta, pero en modo ideológico. 

Ya que Nina es una chica absolutamente de izquierda, mientras que Giulio es un riquillo de familia mega riquilla y que sus ideas están enfocadas a la derecha de la vía, entonces de verse nomás se cayeron mal. Aunque obviamente además ambos sintieron, aquello que cursimente llamaremos "chispa", que fue prendiéndose en cada uno por la una y por el otro..... y agárrate que la passione sepa si será sinistra, pero de sacar chispazos, eso que ni qué.



Podríamos decir que en una versión muy contemporánea, corregida y aumentada y por tal, con otros protocolos de belleza, una muy italiana, Nina, la protagonista de esta historia, es una escultura de mujer, una belleza impresionante, pero no de la hermosura famélica, mal alimentada, que le faltan un par de buenas sopas, sino más bien, una voluptuosa de senos, de caderas, de hermoso rostro, de qué ojazos. Onda lo que podríamos llamar una Sophia Loren, pero del siglo XXI, vista desde una perspectiva en donde la belleza no suma hueso sino más bien carne y tallas XXL.



Les contaré un poquito de qué versa.
Nina es una chica de izquierda, que suma causas sociales, nacionales, internacionales, sus ideas son claras, el papá dice que ella es de esencia comunista y no hay manera de disfrazarla bajo otra perspectiva. Está de novia con Bernardo, un escritor que ya se catapultó a la fama. Llevan doce años juntos y si bien está todo bien, hay un tufillo por ahí que resurge de tanto en tanto, en el que la propia Nina, se descubre diciendo "Bernardo es el amore de mi vida", como si fuera el mamntra para reconvencerse de ello. El asunto es que lamentablemente su padre muere y éste le deja tremenda casa en la costa italiana, la cual debe vender y entregar el dinero o gran parte de éste, a obras de caridad de izquierda. Lo que a Nina le parece fantástico. Entonces surgirá Giulio, un joven de familia adinerada, que siempre le echó el ojo al caserón y quiere comprarlo.



Entonces conoce a Nina, que es realmente una belleza, natural, inteligente, chispeante, a diferencia de la calentona, tontona, de su Simonetta polola. La cual es tan re contra sueltita que le echa el ojo a Bernardo y éste obviamente que también.
Así es como surge primero mucha enemistad entre Giulio y Nina y de a poco, ese supuesto odio se transformará en lo que tiene que ser. Mientras que Bernardo y Simonetta harán de las suyas, para poder dejarle el camino libre a los verdaderos amantes. Entre medio, Nina tiene ganarse la vida y en su fama de dirigenta política, el próximo candidato a alcalde de la comuna, región, zona, en la que viven, la contrata para que le haga el discurso. Ya que en versión muy crítica y cómica, este candidato, es la caricatura caricaturezca del político con cero cercanía con sus electores, de hecho siempre olvida a esas personas ¿cómo se llaman? Los, mmmm, ah si, los pobres.



Obviamente que si anda tras la saga de una obra de arte, no está en la ruta correcta. Pero si la intención es ver buen cine, buenos actores, hermosos parajes, historia simpática, esté es el lugar. 
Totalmente recomendada!!!



SINOPSIS:
Nina es definitivamente de izquierda. Cree en lo que hace y está convencida de que podemos luchar por un mundo mejor. Vive con Bernardo, joven intelectual y escritor. Giulio, heredero de una familia de industriales, arrogante e indiferente, está de novio con Simonetta, una rubia bonita, pero muy tonta. 

Cuando Nina y Giulio casualmente se encuentran, es el odio a primera vista. Diferentes mundos, diferentes pensamientos, ideales diferentes, excepto que la línea entre el amor y el odio es muy débil y se necesita tiempo para rediseñar la geometría sentimental de dos parejas aparentemente sólidas. Porque cuando la pasión los desborda, parece que toda presunta certeza se destruye y cualquier diferencia se acrecienta.

CALIFICACION:
****************************

FICHA TECNICA:
Título original: Passione sinistra, Italia, 2013.
Título en español: Pasión siniestra.
Género: Comedia.
Duración: 90 minutos
Dirección: Marco Ponti.
Guión: Elisa Amoruso.
Fotografía: Vladan Radovic.
Reparto: Valentina Lodovini, Alessandro Preziosi, Vinicio Marchioni, Eva Riccobono, Geppi Cuciari, Jurij Ferrini, Rosabell Laurenti Sellers.

25 de enero de 2018

Inspector Maigret: Tend un piège


Hubo un tiempo en el que el verano tenía aroma a playa, a la temporada completa echando la hueva, mirando el mar. Eran los buenos viejos tiempos, en que en edad adolescente, recién llegada a Chile, junto a mis padres, gozábamos de las mieles del confort que daba vivir de gorra (allegada) en la casa de mis abuelos paternos, en Santiago, quienes además poseían un lugar más que agradable en la playa ¿dónde? Isla Negra.

Esos días, maravillosos, que alcanzaron a durar nada más y nada menos que dos años, dos veranos seguidos, además de todas las maravillas del verano, sol, playa, flojera al máximo, ver Tv, pasear por la playa, caminatas a los bosques, a comer sandia, mucho pescado, harta compota de pera, sumaban el aroma de la lectura. En veces siempre guiadas por mi padre y en esos dos veranos (1987 – 1988), por mi amado abuelo “Titin”, quien abrió su corazón generoso, una vez más, traspasándome la adicción a por las letras detectivescas de Conan Doyle, Agatha Christie y el sublime Simenon.

Georges Simenon, para no pecar de patuda, que no tuve el honor de conocer, más si de devorar, tanto en su versión “Inspector Jefe Jules Maigret”, que casualmente es el tema que me trae a colación, sino que además, después mucho tiempo después a raíz de mis propias pesquisas, dar con sus otras novelas o más bien, sus primeras novelas. Novelas sicológicas, increíbles, perversas, encantadoras, entretenidas todas y que la verdad, daban pista sobre pista, para transformarse en una segundona del Inspector Maigret o al menos, en una segundona en el  arte de matar.


Sobre Georges Simenon.
Nacido en Bélgica un 13 de febrero de 1903 y muerto el 4 de septiembre de 1989, fue un autor y periodista, que abandonó los estudios secundarios por necesidades económicas y se dedicó a varios trabajos ocasionales hasta entrar a trabajar como reportero de La Gazette de Liège, trabajo que le permitió conocer los ambientes marginales de su ciudad y que le servirían para sus novelas.

Simenon publicó por primera vez en 1921 bajo seudónimo, y un año después se instaló en París, viviendo ambientes culturales y bohemios. Viajó por todo el mundo haciendo reportajes y entrevistas.
Tras la Segundo Guerra Mundial, viajó a Estados Unidos, en donde permaneció diez años, continuando con su labor literaria. A su regreso, se instaló en la Costa Azul y posteriormente en un pueblo cerca de Lausana.

Simenon fue un autor prolífico, con casi 200 novelas publicadas, y es uno de los autores en lengua francesa más vendidos de la historia. Conocido principalmente por sus libros protagonizados por el Comisario Maigret. Simenon también practicó una prosa más intimista que fue reconocida al ser elegido para la Academia Real de Bélgica.



Volviendo al tema que nos convoca, pues bien, como estamos en verano desde hace algunos días, no pude evocar aquellos hermosos momentos de juventud y supongo que un poco por ello y por aquello, es que la vida nos da, de tanto en tanto, ciertas alegrías. Fue así como zapeando los canales de Tv Paga, me topé gratamente con que en TV5Monde Amerique Latine, estaban exhibiendo “películas” inspiradas en mi ensoñado Jules Maigret.


Obviamente las grabé, a pesar que la data de aquellas cintas, fechaba 1959 y advertía “blanco y negro”. Pero la verdad, es que he visto tanto bodrio intentando simular a mi inspector jefe, que si bien no soy demasiado adepta al cine “retro”, porque para eso ya me lo recontra morfé, todo, todito, todo.

No están para saberlo pero se los voy a contar igual (ya lo saben ¿verdad?), pues la cosa es que tuve un papá un tanto mayorcito de edad, guapo, hermoso, encantador, que por tal, decidió casarse dos veces y pues, por si no pispan, soy de la segunda camada. Y junto a ese papá, que era muy culto y le encantaba el cine, nos invitó un poco y obligó otro tanto, a ver todas las movies de su infancia (mudas jajaja), sonoras, todas en blanco y negro.

Después la vida me haría toparme con uno que otro amigo, que se transformó en pololo y bueno, qué le hace una, eran un tanto nerds y dale que también amaban el cine mudo, blanco y negro. Tons como que tengo hecho mi noviciado en “cine antiguo”.

Pero como les dije, en materias del Inspector Jefe Jules Maigret, o el Comisario, que no me gusta ese término porque suena como a wéstern y nada qué ver, el cine contemporáneo no ha sabido darle el honor y gloria que merece. Entre que no le atinan al actor que debe personificar al inspector, porque les da con no entender que éste debe ser un tanto subido de peso, usar su chamarra (abrigo), a lo Humphrey Bogart, del Halcón Maltes, de color blanco o color beige o quizás negro, de solapas bien amplias, para capear el frío de esos días que los europeos sí que saben de qué va.


Porque Maigret, además de ser el más tenaz de los detectives, de la policía francesa, fumar su pipa de tanto en vez, es un gozador de la vida que se disfruta al son del buen paladar. Al menos en los libros, Simenon, siempre hace alusión de forma deliciosa, que hace trujir las tripas, de solo imaginar, oler, saborear, aquellas suculentas, espesas, calientes, sopas de cebolla,  que el Inspector debe ingerir, sumado a su copita de vino tinto, para poder machacar y machacar aquellas ideas, reflexiones que tiene atrapadas en el inconsciente. Una poesía.


Sobre Inspector Jefe Maigret.
Jules Maigret, quien aparece por primera vez en 1929 en “Pedro El Letón” y por última vez en 1972, en “Maigret y El Señor Charles”.  Maigret es el protagonista de 75 novelas y 28 relatos cortos. 

Jules Maigret, más que resolver crímenes, resolvía personas.  En la mayoría de sus novelas el inspector Maigret ya es un famoso inspector, jefe de la policía de homicidios de París con oficinas en el Quai des Orfèvres.

Maigret, es un hombre más bien alto, uno ochenta, de hombros anchos, corpulento, siempre fumando su pipa, le gusta beber y acostumbra hacer varias paradas en bares durante sus pesquizas. Vive confortablmente en su piso de Boulevard Richard-Lenoir en París, con su esposa Madame Louise Maigret quien parece cuidarlo como si fuera un niño. Nunca tuvieron hijos y eso le da un carácter un tanto de misterio, de tristeza, de una cierta soledad a este matrimonio ya entrando en la mitad para el fondo de sus vidas. Y que de agarrarnos de algo, podríamos decir, los elementos perfectos para hablar de la novela negra de misterio, mejor personificada por Simenon, imposible.


Y pues la verdad, sin ser creída, debo confesar que he visto más series inspiradas en Maigret, de las que habría querido, y digo tal porque ninguna, hasta ahora, le había acertado a los puntos fundamentales.
El otro plus, es que aquello que yo me topé como “película” de mi inspector ensoñado, no es tal, pese a sus 95 minutos de duración, sino que son “series”. Las series que se hicieron en 1959, con el actor francés Jean Gabin, que es tal y cual me imaginé siempre sería Maigret: enorme de altura, fortachón, amplio tórax, espalda, abrigo tal y cual debe ser, del color también, sombrero negro, pipa y la notoria barriga de quien se ha morfeteado varias sopas de cebolla. Una poesía.

Y como son serias “antiguas” jajaja no puedo dejar de destacar aquello, onda que dentro de un año y tantito cumplirán sus bodas de plata y Colombita ensoñada, o sea yo, que le hacía el saque a las cintas “oldie” porque ya vi muchas, estoy lo que se dice encajada en la pantalla de Tv mironeandolas feliz, contenta y sin comerme ninguna perdiz.


Los plus de esta serie.
Si tuviéramos que enumerar todo lo que favorece a estas series de Maigret, realizadas en Francia, 1957 - 1959, género crimen, destacaría la poesía que de tanto escuchar, ya entiendo como dos palabras, de la lengua gala, francesa. Dos las locaciones. Sí, oye que soy mala pensé que como era oldie, la serie estaría filmada poco menos que en una sola habitación, me estarán queriendo pegar los que son coterráneos en edad de la serie. Les pido disculpas. Porque no olvidemos que la serie es europea, francesa y la modernidad llegó mucho antes que nosotros y qué decir que mi, que además soy una grosera.


Sobre Jean Gabin.
El actor que personifica magistralmente a mi amado Jules Maigret, Jean Gabin o Jean-Alexis Moncorgé, nació en París, 1904 y estiró las chalupas en 1976 en Neuilly-sur-Seine, 1976. Actor de cine francés.

Hijo de los artistas de variedades Joseph Gabin y Hélène Petit, trabajó como aprendiz en la empresa constructora Chapelle y como mecánico hasta que en 1920 entró a formar parte del Follies Bergère gracias a la amistad de su padre con el empresario Fréjol.

A su regreso en 1926 trabajó en el teatro y en espectáculos de variedades hasta que fue contratado por la compañía Pathé-Natham con la que debutó en el cine interpretando versiones francesas de películas alemanas. María Chapdelaine (1934), de Julien Duvivier, fue su primera gran oportunidad en el cine y la primera de sus numerosas colaboraciones con el director.

En sus siguientes obras, Gabin adquirió una notable popularidad con su encarnación de héroes románticos y de origen humilde en filmes como La bandera (1935) y La Belle équipe (1936), ambas dirigidas por Duvivier, y Los bajos fondos (1936), de Jean Renoir.



De vuelta a las series del Inspector Jefe Jules Maigret, otro detalle que podría inquietar, molestar, perturbar a muchos, es que pensarán como un poco hice también, que como es antigüita, hay que sentarse a dormitar, en espera que pase algo, algo de acción. Pues noooooooo señoras y señores, señoritas y jóvenes, otro error de la modernidad, pensar que todo lo de ayer quedó atrás y no se movía. Cada una de las series, porque deben de haber sido varias, las que yo he visto (Maigret tend un piége y) son de una acción, de una reflexión, de un entretenido, de un misterio, trama, que nos morimos todos juntos.

Aquí voy con un comentario personal, que no puedo evitar lanzar, qué alegría le daría a mi abuelo Titin, si estuviera entre nosotros, ver esta serie. Aunque después pienso que con lo adelantado, mega increíble que era él y con lo viajado, demás que las debe haber visto en su país de origen Francia…. Porque la verdad de la milanesa, mi abuelo era lo más.

En fin, volviendo a la serie, todo lo que les cuente quedaré corta y eso me produce gran alegría. Qué más contarles para picarles la curiosidad y vayan lo que se dice “ipso facto” a mirarla. No lo sé, tampoco soy de rogar, así que si quiere hágalo y sino pues chinguese que yo estaré más que feliz disfrutando el fin de año, con esta serie que está de chupetearse los dedos.

SINOPSIS:
Inspector Maigret, debe revelar la identidad de un asesino en serie, que asesina mujeres inocentes que regresan a su hogar. 

CALIFICACION:
*******************

FICHA TECNICA:
Título original: Maigret tend un piége, Francia, 1957.
Título en español: Maigret tiende una trampa.
Dirección: Jean Delannoy.
Reparto: Jean Gabin.

17 de enero de 2018

Deux flics sur les docks.


La escenografía es un puerto. Podría ser Marsella, no se sabe, exactitud sobre el tiempo y espacio no hay y sin embargo la serie DEUX FLICS SUR LES DOCKS, transcurre apacible y agradablemente.

De hecho desde que la encontré en TV5Monde Amerique Latine, me atrapó y eso que el protagonista es detestable. Algo había en él que lo encontraba conocido, parecido a, busqué y di con la respuesta, el Comandante Faraday, es nada menos que Jean-Marc Barr, el seudo símbolo sexual de los ´90, que se empiluchaba cada que podía y tenía harto sexo con la dientona de la Rosana Arquette.

En lo personal, no vi la película cuando era la espuma del mar, sino que mucho tiempo después y me pasó igual que con esta serie,  encuentro a Jean- Marc Barr, que debe bajarle varias, varias, rayas a su ego, porque es tanto, que desagrada ni bien aparece en escena. Por suerte en esta serie policial contamos con otros actores y hombres, a quienes echarles el ojo, porque la verdad, confesemos que si no hay objeto de deseo, como que el enganche es menor. En este caso, los aplausos los saca a coro, el actor que interpreta a Wincker, el compañero policía de insoportable de egocéntrico, Barr. Mi enganche visual lleva por nombre Bruno Solo y espero que esté bien solo, para algún día no tan lejano, llegarle jajaja.


Pero en materias de series policiales y francesas, que todo indica es la miel de mi vida, en estos momentos, hay que decir que es bien buena. Por qué es buena, porque tiene ritmo, porque tiene trama, intriga, la resolución de los asesinatos no es antojadiza, a veces he logrado descubrirlo antes que la policía llegue. Que también será que alguien dice que eso es un mal dato, pero le contesto que tengo tanta serie de misterio y policial en el cuerpo, que puedo hacerlo sin que por ello, mi astucia acabe con la calidad del programa.

Como suele suceder siempre, la antojadiza frecuencia en la que trasmiten la serie, es tal, bien llevada por los estados de ánimo de la señal TV5Monde Amerique Latine. Es decir, no es que pueda decirles que todos los días equis, a la hora señalada, dan DEUX FLICS SUR LES DOCKS, pero el que como yo sea cauto, sepa esperar, verá que de tanto en vez, al menos dos veces al mes, dan sus dos capítulos. Y son tan buenos, tan sabiamente largos, que uno queda un poco contento, porque sabe que después del último, dígase el dos, tendrá que volver a esperar otro rato.


Como intenta ser una serie policial negra, la vida de todos los integrantes del escuadrón policial, en un momento u otro, salen a pasear. Les cuento por  si al ver no entienden mucho. Comandante Faraday, tiene un hijo sordo mudo, Lulu, que está para darle, porque es bien guapo, además de joven, astuto y estudia periodismo, cine, se ve por la casita en la que viven, que hay recursos, entonces siempre será de gran utilidad tenerlo de hijo. Faraday, además tiene ahí unos misterios sobre su vida personal, ya que la mamá de Lulu no está presente. Pero como si usted no se da cuenta a la primera, él encantado de la vida se lo dirá a la primera y media, que en su atractivo irremediable, pese a que en el camino después que salió del agua y de acostarse con Rosana Arquette, perdió todo lo que se dice "la cabellera", él es tremendamente sexy, inteligente, guapo, masculino, varonil, sin dejar de mencionar que viste como los dioses, qué porte, que belleza, que espaldas, qué trasero. Eso lo dice él, que conste. Porque a mi se me mueven las manos, pero para agarrar una pistola y dispararle un par de tiros, que manera de gustarme poco el hombre muy dog.

Y siendo bien mala, aquel trasero que no dejó a la imaginación en "Azul profundo", parece que se lo comió un tiburón, porque ya no está tan frondoso como él cree y mueve e intenta demostrarle a todos que sigue siendo el papacito, que él creyó ser. Obvio, que no hablemos que es actor y no modelo, pero...


Después viene la vida personal y privada de mi amado Wincker, que cual si el director y guionista de la serie, se hubieran inspirado en su apellido, este papacito tiene el corazón con agujeritos. Ya que tiempo a, su mujer, amore de su vida, murió de cáncer y él quedó solo, abandonado, entristecido hasta la médula y no pierde oportunidad para usar el trabajo, de policía, como vía de escape para ser asesinado, tiroteado, matado, en diversas ocasiones. Es lo más, no hay cosa que me guste más de un hombre, que además de serlo bien serlo, bien guapo, masculino, con todas sus partes bien puestas, tenga cara de romántico viajero. Y Bruno Solo, alías Wincker, la posee con todas las de la ley. Unos ojitos enormes y tristones, una mirada que de verle, dan ganas de correr a abrazarlo. Je t´aime Bruno Solo y ahora acompañado por mi.


En fin, una poesía, creo que tendré que repensar en mi horizonte de vacaciones y enfilar para Francia. Hubo un tiempo que los franchutes se me sentaban en el hígado, pero ahora último, sumado a tantos factores, sobre todo las series policiales que logro encontrar en TV5Monde, he cambiado de parecer. Y aunque sea en versión ensoñación, creo que no sería malo visitar ese lugar y enamorarme en cada esquina, de aquellos hombres y sus misterios.
Totalmente recomendada!!!



SINOPSIS:
La policía francesa, se dedica a resolver crímenes, a través de la sagacidad del Capitan Faraday y de su partner Wincker, sumado a su selecto equipo de investigadores, entre ellos Fabien. Varios capítulos, en los que irán resolviendo casos de asesinatos, siempre con algunos factores comunes, como el amigo de la infancia (Bazza Swaty), de Wincker, que a diferencia de él, ha hecho fortuna, pero no de la manera más limpia, precisamente.

CALIFICACION:
********************

FICHA TECNICA:
Título original: Deux Fics Sor les dickes, Francia 2014.
Título en español: Sangre en el puerto.
Dirección: Edwin Bany.
Guionista: Elsa Marpeau, basada en las novelas de Graham Hurley.
Reparto: Jean- Marc Barr, Bruno Solo, Mata Gabin, Liza Manili, Emmanuel Salinger, Guillaume Viry, Jean-Marie Hall, Julien Boulenguiez.

9 de enero de 2018

La vanité.


A esta película llegué hace mucho tiempo, la tenía grabada y guardada, en espera del momento correcto. Que justamente llegó ayer.

LA VANITÉ, me costó encontrar a la vanidad durante los 75 minutos que dura la historia, pensaba sería la vanidad o soberbia de David Miller por querer hacer que le dieran el servicio que esperaba, sería por parte de Espe, interpretado por Carmen Maura, en su calidad de querer socorrer a alguien, o sería Tréplev, el joven que casualmente Espe (Esperanza) y David, conocen e invitan gratuitamente a formar parte de este acuerdo.

Todavía no estoy segura sobre ese punto, hubo un momento, muy casual en el que Tréplev, le muestra a David, un cuadro que está puesto sobre la cama, de la habitación, del motel donde éstos dos están alojados y al que Espe llega para ayudar a David. Y que para ver lo que Tréplev queire mostrar, hay que literalmente ponerse en cuatro patas y mirar de costado la imagen y así descubrir  a ¿quién? A la "vanité". Que es un rostro cadavérico sobre un manto, a quien Miller denomina "LA VANITÉ". Que después busqué y tal como la obviedad lo menciona o al menos, eso pensé, que sería re obvio LA VANITÉ, ser algo muy cercano a la vanidad, soberbia humana. Que en versión religiosa es la soberbia humana que trasgrede los designios naturales, como por ejemplo tomar la vida y transformarla en muerte, como si no existiera (¿existe?) un ser supremo único encargado de dar y quitar ¿qué? La vida.

Búsquelo tal como  yo y lo encontrará. Y bueno, después de ver la cinta completa uno entiende, entiende.... 



Y aunque aparece en un momento equis, de forma tan simple, uno podría pensar que no es importante, pero.... sí es muy importante y es por eso que dentro que esta movie no me gustó tanto, después me di cuenta que no la había olvidado, sino que aquello de la vanité me siguió repiqueteándo. Y ya les he comentado que cuando suceden esas situaciones de pensar después de un rato, es que la cinta no era tan mala, porque provocó algo, sembró un par de semillas que han comenzado a germinar ¿qué no?


El asunto y es que volviendo a LA VANITÉ, confieso que era bien rara la cinta. Me gustó poco la temática y sin embargo continúe viéndola, será eso que ocurre cuando las actuaciones superan al guión. Y es que la trama versaba sobre la "eutanasia", que en realidad estoy totalmente a favor de ella, pero me daba como lata, aburrimiento, fiaca, ver una película sobre ese tema. Pero me quedé y descubrí que si bien era el leivmotiv que giraba el tornillo, tenía otros matices. Aunque la verdad, confieso que los otros motivos y el fundamental, eran insulsos, la cinta se miraba hasta el final, pero no era tan buena. Las actuaciones de Carmen Maura, excelentes, porque qué mujer encantadora, creíble, querible. 




El coprotagonista, creo que será actor francés Patrick Lapp, si bien un caballero mayor o al menos su falta de cabello lo mostraba como tal, bastante guapo, lindos azules ojos, buen actor también, onda como que había algo en su decisión de eutanasiarse, que dolía, será porque amo tanto la vida y vivir, que por ahora no concibo la idea de dejar de estar. 

Pero como dije, estoy a favor absoluto de la eutanasia, si la persona quiere tomar su vida en sus manos, que para eso es suya, por mi ningún problema. Pero había algo en David Miller (Patrick Lapp), que no lograba convencerme de su querencia, y en cambio sí de la tristeza de su mirada, cuando en una escena se mira a un trozo de espejo, mientras con otro intenta cortarse la yugular, había algo en él que si bien quería morir porque estaba desauciado y no soportaba la idea que sus últimos minutos fueran en un hospital, que con el dinero que poseía decidió este fin.

Otro detalle que supongo sumará en versión española, Carmen Maura, quién sabe, era el escenario. Un motel venido a menos, que estaba a días de ser cerrado para siempre. Después nos enteraríamos que mucho de los motivos por los cuales cerraba la atención, se debía a que sólo llegaban personas para ejercer la prostitución, es decir, estaba soberanamente venido a menos. 

También nos enteraríamos que David Miller y su mujer, en la década de los ´60 fueron quienes lo construyeron, que tenía una piscina que le dió fama y fortuna porque se llenaba. Quizás  se fue a la mierda, cuando decidieron tapear la piscina. Y bueno, en ese lugar que fue hermoso, inspirado en los moteles de la carretera 66 de Estados Unidos, es donde Miller, decidió que era el lugar preciso para eutanaciarse. Su mujer había fallecido años atrás, es decir, él quería reunirse con ella y en ese espacio algo de esa nostalgia lo hacía sentirse cómodo, en espera del fin.



Otro elemento surrealista o diremos español o quizás simplemente surrealista, era la presencia de este prostituto Tréplev, quien además de estar alojado en la pieza 7 y Miller en la 8, dedicaba a socializar con todo el mundo, cuando no estaba ejerciendo sus labores. Le gustaba pasearse por los pasillos de las habitaciones, caminando de cabeza. Pensé que le faltaban los osos o quizás algunos implementos círcenses porque obviamente que era de origen o directamente rumano, ruso, etc., 



Y sin embargo justamente estos detalles como surrealistas, a veces un poco cebolleros tipo francés, le quitaban fuerza, potencia, energía  la película, transformándola en un poco latiguda. Y lo lamento porque creo que sin tanto aderezo habría sido una buena, extraña, especial, historia y por tal, película.
Sin embargo si la pilla por el cable, yo la vi en TV5Monde, es totalmente veible, aguantable, solo que tiene algunas caídas para mi gusto, cebolleras. Me carga que inciten a la lágrima fácil, cuando puedes perfectamente ser emocional sin caer en la cursilería, pero a veces los franceses, como los argentinos, usan esto como recurso y bueno, el mundo es amplio con los gustos.
Totalmente recomendada!!!


SINOPSIS:
David Miller quiere morir y elige la muerte asistida. Ha planificado todo: el lugar, la fecha y el modo. Pero nada ocurrirá como estaba previsto. Con Esperanza, miembro de la asociación, y Tréplev, joven prostituto, David pasa su última noche con perfectos desconocidos.

CALIFICACION:
******************

FICHA TECNICA:
Título original: La vanité, Suiza, 2015.
Título en español: La Vanidad.
Dirección y guión: Lionel Baier.
Música: Dimitri Chostakovitch.
Fotografía: Patrick Lindenmaier
Reparto: Patrick Lapp, Carmen Maura, Ivan Gregoriev, Adrien Barazzone, Nina Théron, Pierre-Isaie Duc.
Género: Drama, comedia.

3 de enero de 2018

El maestro.


Hace un rato terminé de ver EL MAESTRO, serie de Pol-ka, Adrián Suar y dirigida por Daniel Baraone y protagonizada por el grande, siempre grande, Julio Chávez.

Hace unos meses atrás la vimos anunciada en al Tv cable, con mi sisterna Manucita y la tenía programada y todo para grabarla y verla. Pero no sé qué pasó que final de cuentas, no la vi. También será que Manucita sí la vio y como me iba contando cada emoción que le provocaban, los capítulos y la trama, a medida que las historias iban avanzando, me dio hueva verla, si de escuchadas ya lo había hecho. Además que soy mañosa y me gusta ser la primera jajaja.



Pero ocurrió que antes que terminara el 2017, dieron un maratón de EL MAESTRO y era tomar o pestañear y opté por grabarla y verla en versión "sin parar" cuando tuviera tiempo.

Y el milagro sucedió, mitad, en el fin de semana largo de "caca navidad" y el resto, entre 31 de diciembre y 1º de enero.

Por si no se hacen una idea, como que el título no les dice nada, EL MAESTRO, la historia gira en torno a Abel Prat (Julio Chávez), un máximo instructor de ¿qué? Ballet. Y en esas piruetas a hecho más fama que fortuna o la fortuna la utilizó para armar la Academia de Danza, que mantiene junto a su inseparable mejor amigo, Mario (Juan Leyrado). Y bueno, en esta academia llega un día una chica de estrato socio económico magruzco, pero que pese a no tener formación, es la mejor de las mejores, si se la sabe mirar con atención y si además, le dan una pulidita. Entonces será Abel Prat, quien lo haga. Quien pula y pula a este diamante bruto, de nombre Luisa (Carla Quevedo).



Y podríamos dejar la historia en eso, pero además de plana y fome (aburrida) a lo más sería para el publico que se para de puntitas. Entonces, le agregamos conflictos, hartos conflictos, mucha cebolla picada, porque la verdad sea dicha esta serie argentina, inevitablemente me remite a los tiempos pasados, dígase los lejanos años ´70, ´80, en que tanto cine como series, no telenovelas ya que éstas son siempre cebollas. Las series, son lo que en Argentina se conocen como "unitarios", porque se emiten una vez a la semana y tienen una duración menor. Bueno pues, estas series y cines, sumaban tras cámara a directores y guionistas que contaban de la vida de los personajes, haciéndolos más emotivos de lo que uno a veces puede soportar, porque el merengue empieza a derretirse o la picada de cebolla a enceguecer. 

Será que me fijo en esto, porque la verdad no soy precisamente de lágrima fácil y cuando me pican finita la cebolla, más que llorar, me dan risa, o me hastió o me dan arcadas. En este caso, mejor le puse rewin al asunto y así nos evitábamos, enlodar el prestigio de Julio Chávez, a quien es inevitable no amar locamente.



Esta serie, como puede suceder a veces, tuvo un lento comenzar, una aplastante monotonía además de encebollada, sumado a que la actriz protagonista, bailarina, era fatal de mala, inexpresiva. Entonces el espectador no lograba empatizar con sus problemáticas y más bien -al menos yo-, más bien quería que saliera pronto, prontito, de cuadro, pero con la penita, porque como era protagonista, pues había que comérsela todo el rato. Y bueno pues, que con el perdón de Chávez, harto rewin que tuve que hacer para sacar adelante la serie. 



Pero para suerte mía, la cosa mejora a medida que nos acercamos al final, huele demasiado a que el fin está llegando y entre que te alegras, porque al fin verás el The End, medio que también vas emocionándote hasta las lágrimas que no habías arrojado y además casi perdonas las fallas, las actuaciones pésimas, las inexpresividades, las actuaciones de muermos, el exceso de cebolla picada y te reencantas. Esto en realidad, digamos las cosas por su nombre, sucede más que nada - y todo el tiempo-, por la actuación sublime de Julio Chávez en su Abel Prat. Sorprendentemente -para mí-, con el personaje de Inés Estévez, Paulina y por siempre con Juan Leyrado (Mario) que es otro gran actor con el que uno no tiene quejas. 

Y dos agradables descubrimientos actorales, lamentablemente masculinos y lo lamento porque pucha caí una igual quiere que el género propio levante el nombre poh. 

Los actores Matías Silva, que interpreta a Camilo, nieto de Prat y Abel Ayala, Brian, el novio de Luisa (la bailarina muerma). Porque realmente ambos son de sacarse el sombrero. Camilo, que es un niñito, encantador, lindo, expresivo, de una madurez y las escenas que tiene con su abuelo Abel (Chávez), son de una poesía, de una ternura, de un vínculo estrecho, maravilloso. Porque hay que decir que Julio, tiene un don para sumar a los actores con los que trabaja y si son niños, eso ya es magia y poesía.

Y en el caso de Brian (Ayala), una gran actuación, porque su personaje del joven popular, chorizón, que en vez de palabras se le va todo en golpear, defender su metro cuadrado a punta de puñetes. Y es que está locamente enamorado de su novia Luisa y siente como ésta se le escapa para irse con EL MAESTRO, entonces defiende lo que cree suyo.

Y ese amor, verdadero y sentido amor, es tan vívido, tan real, que uno lo sabe, lo siente, lo vive a su lado y así también como esa relación que tiene con la muerma Luisa, va transformándose, el cambio, el espectador lo siente gracias a Brian, que lo emite, lo demuestra con la mirada, la forma de mirar, la expresión del rostro, la tristeza, la alegría, la expresión corporal. Realmente me saco el sombrero con este joven actor argentino. Y bueno también confieso que no sé si será hambre de hombre o qué (jajaja) pero si al principio ni lo miré, en el transcurso de la trama, me lo fui devorando con algo más que la vista.

Y es que Abel Ayala, es un actor en tanto logra emitir un sentimiento, alegría, miedo, maldad, y es tal porque el espectador que lo observa, siente esa pulsión y llora con él o lo repele o lo ama o lo admira o le teme. Y Abel Ayala, se ganó ese lugar, con todo y medallas. 



Digamos que EL MAESTRO, si bien no es de las mejores series de Chávez, sobre todo por lo cursi y porque tiene demasiados detalles, del mundo de la danza, sin que uno sea una experta, sabe que no es posible que sucedan y si es en versión realismo, pues pongámosle credibilidad a las cosas ¿ya? De todas formas, hay que decir que Chávez, Leyrado, Estévez, Ayala y Silva, hacen un buen trabajo y sostienen la serie, que les pesa sobre los hombros y en varias ocasiones uno siente el esfuerzo que están haciendo, porque el resto del elenco tienen peso muerto de actuación. 

Lo que los hace meritorios y como que una quiere premiarlos. Entonces decimos, la serie es más o menos, pero si uno lo mira con rewin, podrías llegar a la meta, dígase al capítulo doce, donde contenta, emocionada, en versión masculina también, sentirás tanta alegría que casi podrías llegar a perdonar errores como que la actriz protagónica, sea más inexpresiva que un muermo.



Así que si se la topan por ahí, seguro que en unos meses Pol-ka, se la vende a Nexflit y la pueden ver y ya saben, vale la pena, hay que pegarse un esfuercito pero final de cuentas, la victoria es reconfortante. Y sobre todo no olvidemos nunca que está Julio Chávez, que si ánimo de engloriosiar a nadie, es un MAESTRO de la actuación, capaz de sostener una serie, su guión, malas actuaciones y además lograr, que sus admiradores y admiradoras, sigan firmes, fieles por siempre jamás, revolución.
Recomendada!!!



SINOPSIS:
Prat, ex bailarín de danza clásica, con pasado como estrella mundial, se encuentra dando clases en una escuela barrial, con apoyo de su amigo, Mario (Juan Leyrado). Mientras espera a su hijo, proveniente de España, se da la detención del joven, y la necesidad de hacerse cargo de su nieto, con quien no tiene una relación cercana.

CALIFICACION:
*********************

FICHA TECNICA:
Título original: El Maestro, 2017, Argentina.
Creador: Adrián Suar.
Género: Serie drama.
Temporada: Una.
Episodios: 12.
Productora: Pol-ka Producciones.
Dirección: Daniel Baraone.
Guión: Romina Paula y Gonzalo Demaría.
Reparto:  Julio Chávez, Inés Estévez, Juan Leyrado, Carla Quevedo, Luz Cipriota, Eugenia Guerty, Germán De Silva, María Socas,
Abel Ayala, Francisco Lumerman, Federico Salles, Matías Silva, Gerardo Otero, Agustina Benedettelli, Marcos Montes, Ignacio Pérez Cortés. 

26 de diciembre de 2017

Scusate se esisto!



Este fin de semana, ha sido de una poesía. Descanso, cine y alegría, son los ingredientes para ser feliz, al menos para mí. Y si en versión cine, le sumamos una película italiana, el rebosamiento sale por las ventanas.

Así fue como hace mucho tiempo, grabé en Europa-europa, SCUSATE SE ESISTO!, una movie italiana, protagonizada por Paola Cortellesi, a la que había visto en versión más drama, poquita comedia y que es encantadora. Algo así como  mi ensoñada Margeritha Buy, que es tan hermosa, como buena actriz, como encantadora, que parla italiano y con eso, al menos a mí, me conquistan de inmediato. Y tanto Paola como Margeritha, tienen ese don inmenso de hacerte sentir parte de la historia, a punta de buenas actuaciones, sentidas todas, ya fueren drama, comedia.



Sumado a que en particular SCUSATE SE ESISTO!, me pasó que ni bien la historia comenzó avanzar, me sentí con ganas de crear. Ya que Paola, quien en la cinta, es Serena Bruno, es una chica que estudió arquitectura y en el extranjero trabajó y trabajó, hizo fama, no tanta fortuna, pero extrañaba a su Italia y al regresar, se topó con la triste realidad, de la diferencia de géneros en todo y más que nada en lo laboral.

Sin ser feminista, porque la verdad sea dicha, me carga el feminismo que es expresado con exageración y en la versión acción, tienen un marido en la casa y si éste se fuera lloraría de amargura. Prefiero los hechos a las palabras. Bueno, el tema es que quizás ese sería el único ingrediente que uno, yo, diría ¿para qué lo cuentas si no lo desarrollas? Aquello que ya les he contado, que en cine, literatura, cuando mencionas algo, si no lo desarrollas, justificas, es mejor ahorrárselo. Pues en SCUSATE SE ESISTO!, de pronto sin mayores explicaciones resulta que Serena Bruno, es la defensora de las causas feministas, homosexuales, etc., se lo perdonamos porque es una comedia.



Y la historia versa de la siguiente forma. Serena Bruno, ha llegado de regreso a su natal Italia, buscando trabajo le hace a todo, no al feo a nada, sino todo lo contrario. Así es como está haciendo un mausoleo para un arribista, diseño de habitación para niños y mesera de noche en un restaurante cinco estrellas. En este lugar, conocerá y sentirá el amor, que hace muchos años no tiene, por el dueño del local, Francesco, uno hombre demasiado guapo, encantador, seductor, pero que de su elenco femenino de meseras, ninguna ha podido decir "este cuerpito fue mío".

Francesco y Serena, se hacen amigos, ella sigue sintiendo que le atrae enteramente, él la invita a vivir a su departamento, porque ella tiene que entregar una propuesta, que salvará su vida. Una propuesta de modernizar un complejo social de habitación, que alguna vez cuando se construyó, quisieron hacer mil cosas y todas quedaron en el aire. Pero ha llegado Serena y seguramente todo cambiará.



Es en ese hacer, construir, soñar, crear, arquitectónicamente, que  mi me dieron ganas también de crear algo, que más no fuera el almuerzo, quizás escribir, simplemente escribir. Aquello cuando sientes que desde la pantalla de TV, atraviesa una fuerza energética, tan poderosa, que no solo activa a Serena Bruno, sino que al espectador también.



Y bueno, ahora estoy comentando esta cinta, que será mi cuota de motivación, mientras Serena, dio movimiento a una historia encantadora. Simple, eso que ni qué, era comedia, así que para qué ponerse exigente. Y sin embargo, con aquella gracia que tiene el cine italiano, cuando es bueno, aunque comedia, que sumado a su lengua soberbia, los actores buenos, se multiplican desde los del elenco protagonico, siguiendo con los secundarios, terceros, cuartos. Aquello de las buenas actuaciones, que en sus particularidades, llegan al corazón, a la piel, casi que te sientes identificado con más de un personaje ¿que no? Además tanta belleza para admirar, desde las arquitecturas, las calles, ya que el festival de la filmación en exterior se da al mil por ciento. Entonces belleza de paisajes, de lugares, arquitecturas, hombres, mujeres, todo, todo, es edificante, pura poesía.





Así es como transitas en la felicidad del regocijo por haber encontrado una buena película, género comedia, con su toque de identidad sexual, derechos de las seudo minorías sexuales, de género femenino, todos contra los machistas. El mundo no sería nada sin mujeres y sin embargo no quieren enterarse. Entonces las ganas de vivir van engrandeciéndose más y más. Al menos las mías. E insisto, cuando todo esto sucede solamente de ver una cinta, es porque aquella, era realmente buena, buenísima, buena.
Totalmente recomendada!!!



SINOPSIS:
Serena es una arquitecta de un talento extraordinario. Tras una serie de éxitos profesionales en el extranjero, ha decidido regresar a Italia, porque ama a su país. En la aventura de buscar trabajo, se encuentra ante una disparatada decisión: hacerse pasar por lo que todos se esperan que sea, un hombre... O eso parece. Mientras, conoce a Francesco, guapo y fascinante, la pareja ideal. Si no fuera porque a él no le gustan las mujeres... O eso parece.


CALIFICACION:
*************************

FICHA TECNICA:
Título original: Scusate se esisto!, 2014, Italia.
Título en español: Disculpa si existo.
Dirección: Riccardo Milani.
Duración: 103 minutos.
Género: Comedia.
Fotografía: Saverino Guarna.
Reparto: Paola Cortellesi, Raoul Bova, Lunetta Savino, Marco Bocci, Ennio Fantastichini, Corrado Fortuna.