15 de abril de 2015

Cartas visuales: Dear Nona - Remitente: Una carta visual - Al final: la última carta.




Pocas veces he  hablado sobre el cine chileno, menos de cortos chilenos. Una, porque confieso que no me gusta, en cambio sí que me encanta el cine documental, no tanto así los cortometrajes. Pero en el caso de Tiziana Panizza, hago una excepción porque lo vale completamente. No sé nada mucho de ella y al mismo tiempo tanto que ha llegado hasta mis oídos, tanto de sus trabajos audiovisuales y cada una de las historias fue provocando más y más atracción de mi hacia ella y sus trabajos. 
Y ayer tuve la máxima suerte de ver su trilogía: CARTAS VISUALES, que es un trabajo que le llevó diez años de su joven vida, en donde los temas constantes son "inmigración, memoria, recuerdos, nostalgia". Siempre he creído que las personas que tienen la gracia de atrapar al espectador con imágenes íntimas, palabras, frases, tienen que ser seres muy sensibles, de una emotividad preciosa, que las hace ver el mundo de una forma particular. 

Será un tanto mucho de ego lo que aloja el interior de mis palabras, porque en el trabajo de Tiziana, me encontré tantas veces. Su respeto a la nostalgia, a los recuerdos de infancia, a todo aquello que no quiere olvidar y además trasmitírselo a su hijo Vicente. No permitir que el olvido se lleve la memoria, los recuerdos, que finalmente son piezas de tu vida, tu trayecto, tu historia.
Debo reconocer que DEAR NONA, que es la primera de las cartas visuales, es la que más me gusto. Será porque la intimidad que tiene, el permitir al espectador entrar a su vida, los fragmentos que para ella son inolvidables, es una muestra de cariño al mundo impresionante y que además le resultó realmente tan íntima, tan poética. Y será también que al igual que Panizza, para mí, también los abuelos, las mascotas, la casa de los abuelos, los momentos felices vividos ahí, son tesoros que uno lleva en el corazón por siempre jamás. Será la vejez la que te permite apreciar el tiempo y como transcurre, como pasa y como todo lo que has vivido queda guardado para traerlo y recordarlo y nombrarlo mil veces. No tengo un hijo a quien contárselo, pero si instancias con amistades para compartirlas.

Los otros dos cortos, también son buenos, interesantes, tienen una mezcla de íntimo y de la vida misma, será que estoy con las defensas bajas del corazón y ando en busca de intimidad, mundos nostálgicos, esencias únicas, lo que hace que haya posado mis ojos al cien por cien, en DEAR NONA, pero tanto REMITENTE: UNA CARTA VISUAL, como AL FINAL: LA ULTIMA CARTA, son trabajos muy lindos, con detalles, mucho detalle y una mirada del interior hacia afuera que atrapa, acaricia.
Y los detalles como la luz, la música, el juego constante de las cartas que fueron escritas, las que ella escribe ahora, las palabras que esas cartas forman, las ideas, aquellas ideas que suenan tan lindo, que quieres apropiarte de ellas, guardarlas en la memoria para después anotarlas en tu cuaderno. Miles de detalles poéticos, detalles hermosos. Un trabajo audiovisual muy poético, sensible, íntimo, personal. Uno siempre cree que a través de estos trabajos, entra un poco en la vida del cineasta, no sé para qué quiera uno hacer eso, sobre todo cuando no conoces a la persona, será el placer por husmear. No lo sé. Todos los espectadores, de alguna forma, quedamos convencidos ayer, que habíamos entrado en el mundo privado, íntimo de la cineasta, que conocíamos más de ella. De todas formas, más que querer conocerla en persona, sentí un remezón fuerte por su perro Atahualpa, sus abuelos que rememoraron a los míos, el tiempo que pude vivir y pasar a su lado. Creo que las cintas que provocan remesones en el espectador, son los mejores trabajos del universo.

Realmente un gusto, un placer, haber podido ver los trabajos de Tiziana Panizza, conocerla, bueno eso fue un plus que agradezco, pero de todas formas con tan sólo haber visto sus trabajos, me habría sentido más que agradecida.
Totalmente recomendados!!

SINOPSIS:
Cartas Visuales, se proyecta hacia el espectador como su nombre lo indica, no hay dobles lecturas ni farsas, son cartas leídas en voz alta con música de fondo e imágenes que las acompañan. Sin embargo, tanto la música como la voz y las imágenes conforman parte importante del registro, llevan al espectador a sumergirse dentro de los recuerdos del remitente. de eso se trata esta trilogía de documentales, de la urgencia de dejar testimonio del pasado y el presente, de proyectarlos al futuro de una manera vívida a través de grabaciones y voces en off.

CALIFICACION:
************************

FICHA TECNICA:
Título original: Cartas visuales, 2005, Chile.
Dirección: Tiziana Panizza
Género: Documental

No hay comentarios: