20 de abril de 2012

BAFICI 2012: El rascacielos latino.

Digamos que el descubrimiento de este documental EL RASCACIELOS LATINO, pese a lo que dice Borges que el azar es el arte de la ignorancia, para mí fue un motivo revelador, de que efectivamente mi viaje a BAFICI 2012 tenía buena estrella. Siguiendo con la idea del azar o las palpitaciones o como le quieran decir, hace unos años atrás caminando por el centro de Buenos Aires, encontré casualmente este monumento, edificio "palacio" hermoso, majestuoso que después supe era EL PALACIO BAROLO. Al principio obviamente se notaba a todas luces que era un caserón señorial, construido con lo mejor de lo mejor y que uno se daba el gusto de verlo por todos los costados, hacia abajo y arriba y disfrutar de las bellezas terrenales.

Por eso cuando encontré este documental en la nueva sección del fetival "Odisea del Espacio" supe que  ibamos por buen camino, que quería saber más y más de su historia y volver a verlo -esta vez-, a través de la pantalla.
En manos del director, convertido en una suerte cómica de detective, vamos conociendo la historia del lugar, quienes fueron sus creadores: el arquitecto (Palanti, italiano), el que lo financió (Luigi Barolo, también italiano).
De aqui en más nos vamos en caida libre a una historia sobre masones, masonería, conjuros, laltadad, italia, el fascismo, Mussolini y cual si no fuera poco, la leyenda o realidad de que EL PALACIO BAROLO fue hecho a imagen y semejanza de el viaje de Dante y Virgilio pos los senderos de la tierra, infierno y paraiso. Todas unas pistas de que el edificio de 100 metros está puesto en un lugar preciso, sobre un rio, en un puntp en  el que la Cruz del Sur hace conjuncion cada 7 de junio, que desde la cupula final se ve un punto en especifico que fue diseñadop con precisiópn: El Pensador de Rodin. Cabos sueltos que se van sumando y sumando dejando atrás un poco la historia arquitectónica simplemente de este lugar, para demostrarnos que quizás, gquizás, quizás todo fue hecho por Barolo y Palanti para rendirle un homenaje a Dante Alighieri. También se especula que se construyó para traer sus cenizas en este lugar preciso que vendría siendo una suerte de lo más hondo del infierno, como Dante decía merecer por ciertos pecados de lujuria que había cometido.

En resumidas cuentas, de pronto este documental arquitéctonico, se tranforma en una historia casi de terror, con esas maravillosas im´çagenes desde lo más alto del edificio, tocando literalmente con las nubes, de pronto senti un poquito de miedo, más que nada porque al salir del cine, sería de bnoche, en una ciudad otra como Buenos Aires, en fin, esas ideas que uno aloja de tanto en tamto.
Finalmente en una hora, este director argentino, logra adentrarnos en un mundo posible, en una pincelada historia de l aarquitectura de princiopios de siglo XX en Argentina y contarnos una leyenda o histroria real, que suena apetitosa. Digamos que en EL RASCACIELOS LATINO todo es hermosos, pulcro, ordenado y suele pasar que tanta perfección es porque hay chanchuyo ensartado.
Totalmente recomendada!!! 

SINOPSIS:
 En el año 1923 se inauguró el Palacio Barolo, financiado por el empresario italiano Luis Barolo y llevado a cabo por el arquitecto milanés Mario Palanti. Podría ser un hermoso edificio más del barrio de Monserrat, pero no lo es: su conexión con la Divina Comedia de Dante Alighieri lo hace un edificio emblemático por donde se lo mire: desde el Infierno, el Purgatorio o el Cielo. Sebastián Schindel, el director de este documental, se pone el piloto de detective y comienza por investigar todo lo que está a su alcance, hasta ramificar su investigación y toparse con varias revelaciones no difundidas que encierran robos, suicidios, desapariciones, logias masónicas, templarismo, cenizas dantescas y un secreto que no se revela. Porque no se sabe, o porque no se quiere.

CALIFICACION:
********************

FICHA TECNICA:
Título original: El rascacielos latino, Argentina, 2012
Título en inglés: The Latin Skyscraper.
Dirección: Sebastián Schindel
Guión: Sebastián Schindel, Fernanda Ribeiz, Sebastián Caulier, Leonel D’Agostino
Fotografia:  Guido Lublinsky 
Edición:  Ernesto Felder
Producción:  Sebastián Schindel, Nicolás Batlle, Fernando Molnar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Donde lo puedo descargar para ver o verlo online... gracias

Colombita ensoñada dijo...

Anónimo,
Vi el documental en BAFICI, digase el festival de cine de Buenos Aires, no tengo la menor idea dónde conseguirlo.
Lo siento.
Saludos y suerte!!